HISTORIA DEL TORERO

José Mejías Jiménez (Bienvenida)

Publicado el 23 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Nació en Madrid el 7 de enero de 1914, y al ocuparnos de su hermano Manolo ya hemos dicho que empezaron ambos la profesión formando pareja como becerristas. Cuando dicho Manolo tomó la alternativa, siguió él de novillero, hasta que la recibió a su vez el 5 de julio de 1931, en Madrid, de manos de Villalta, mediante cesión del toro Majoleto, de doña María Montalvo, actuando su repetido hermano de testigo.

Fue un torero completísimo (gran banderillero), tan conocedor de los secretos del oficio, que nunca le hirieron los toros a pesar de lo mucho que se prodigó desde que empezó a pisar los ruedos. Poseía un buen caudal de aptitudes y conocimientos y fue uno de los diestros más completos de su época.

Se le podría tildar de que su personalidad no tenía todo el relieve apetecible; mas a pesar de esto y de la fortuna creciente del estilismo, Pepote –como le llamaban los íntimos– no sólo se sostuvo en un puesto envidiable, sino que después de doce años de matador de toros lo mejoró notablemente.

Dominó todas las suertes, como hemos dado a entender, y las notas agudas que algunas veces emitía (mató algunos toros practicando irreprochablemente la suerte de recibir) le hicieron disfrutar de un excelente concepto entre los aficionados que siempre viven apegados a la tradición.

Con todo y no haber salido de segundón del toreo, pasó de las cincuenta corridas por temporada en los años 1942 y 1943, y es que los toros de entonces ya no eran como los de antes de la guerra.

Toreó hasta el año 1954, durante el cual solamente despachó tres corridas.

Vivió retirado en Madrid, y encontrándose accidentalmente en el Perú, allí falleció repentinamente el día 3 de marzo de 1968.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 1 =