HISTORIA DEL TORERO

GABRIEL ALFONSO PICAZO AGUADO (Gabriel Picazo)

Publicado el 13 de septiembre de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en San Sebastián de los Reyes (Madrid) el 17 de noviembre de 1983. Fue alumno de la Escuela de Tauromaquia de Madrid. Debutó con picadores el 31 de agosto de 2002 en su localidad natal. Lo hace con una novillada de Toros de Cortés y comparte terna con Matías Tejela y Reyes Ramón. En tan indicado día corta dos orejas a su primer novillo y una más obtiene del sexto. Cuatro novilladas más suma en su primera temporada en pueblos de la provincia madrileña. La temporada de 2003 tiene el rodaje buscando con 25 festejos en plazas de poca trascendencia, pero algunas trascedentes y que dan prestigio a los novillos, por ejemplo su triunfo en la feria de Los Molinos (Madrid),  cuatro orejas, y Galapagar (Madrid), tres orejas son dos muestras de la buena proyección de este torero. La temporada de 2004 es la elegida para presentarse en Madrid, el 29 de abril con una novillada de La Guadamilla, concretamente con el novillo Alicorto, herrado con el número 23, de pelo jabonero y que pesó 518 kilos. Vestido de blanco y plata, alterna con los novilleros Andrés Revuelta y Alberto Aguilar y corta una oreja. Espoleado por este triunfo suma 32 festejos, repite en Madrid y corta una oreja, vuelve otra vez en la final de novilladas nocturnas, pese a que lidia de tres novillos no consigue triunfar. Se presenta en Sevilla con fortuna, corta una oreja y da una vuelta al ruedo. En feria como Arrendó (La Rioja) y Villa del Prado (Madrid) abandona la plaza en hombros, en su pueblo corta dos orejas en el único utrero que lidia de El Torreón puesto que resultó cogido. No parece que en la temporada de 2005 consiga sus propósitos. La termina con 25 festejos, pero en Madrid, ni en Valencia tiene suerte, en Algemesí (Valencia) consigue una oreja, dos de su actuación en su pueblo, pero no logra repetir en otras ferias de novilleros. La deseada alternativa llega en la temporada de 2006 en la feria de su pueblo y a manos de un cartel de lujo. César Rincón, en presencia de El Juli, le cede la lidia de Maragato, herrado con el número 48 y perteneciente a la ganadería de Vellocino. Vestido de grana y oro con remates negros, corta dos orejas del de su doctorado y una más del sexto. Antes de asumir este compromiso había actuado en 19 festejos, pero al igual que en la temporada anterior no consigue golpear con fuerza en Madrid, Zaragoza ni Bilbao, aunque logra dar una vuelta al ruedo. Ya como matador suma cuatro contratos más abandonando la plaza en hombros en todos menos en el que torea en Las Rozas (Madrid).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 16 =