HISTORIA DEL TORERO

VICENTE PERUCHA LÓPEZ

Publicado el 19 de marzo de 2022
Abel Murillo Adame logo

Todos los diestros que toman la alternativa creen ponerse de buen aire a las puertas de la Fortuna, pero éste se fija en muy pocos cuando pasa.

Bien puede afirmarse que no fue objeto de su atención este espada, nacido en La Carolina (Jaén) el 8 de marzo de 1937 y convertido de Peón de albañil en torero por arte de birlibirloque.

Se presentó en Madrid como novillero el 17 de junio de 1962, para matar reses de la ganadería de la Sra. Viuda de Alicio Tabernero, alternando con el Satélite y Sandoval; en tal año a torear 42 veces, lo que demuestra que hubo un momento en que tuvo buena circulación, y cuando se presentó el tío Paco con la rebaja, recibió la investidura de matador de toros en Jaén el 18 de octubre de 1963, con el Cordobés de segundo espada y reses del marqués de Domecq. ¡Ah! El otorgante fue Pedrés.

Y todo ¿para qué? Para torear una corrida o dos por temporada.

Hasta el 7 de abril de 1968 no confirmó su alternativa en Madrid; le cedió los trastos en tal ocasión Emilio Oliva, actuó de segundo espada el Inclusero y se lidiaron toros de Tassara.

El matador de toros Vicente Perucha López falleció a los 70 años de edad en su ciudad natal, La Carolina (Jaén), donde residía. Perucha, que actualmente se dedicaba a la actividad hostelera, fue novillero con renombre después de haber cortado dos orejas en la Becerrada de los Carniceros, en 1956, en la plaza de Las Ventas, lo que dio pie a que posteriormente toreara casi medio centenar de este tipo de festejos.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − cinco =