HISTORIA DEL TORERO

FRANCISCO CESTER MURU

Publicado el 13 de julio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Zaragoza el 21 de febrero de 1906. Su primer oficio fue el de tipógrafo, que no abandonó hasta 1929. El 24 de septiembre de 1925 se presentó por vez primera en Pamplona para estoquear un becerro, cosa que hizo malamente porque escuchó dos avisos. El 8 de agosto de 1926 se presentó en Zaragoza en unión de Rafael Barbera y Manuel Compes, Manóle, y los tres estoquearon novillos de Supervía. La actuación de Cester no fue lucida. En las temporadas de 1927 y 1928 sigue toreando y pasa inadvertido. En 1929 ya parece haber hecho algunos adelantos con el capote y torea con su poquito de finura. En el mes de junio del mismo año torea en Burdeos, y en septiembre en Zaragoza. Su labor agrada a sus paisanos, que hacen sonar su nombre. La temporada de 1930 es buena para el joven torero: torea 35 novilladas, la mayoría de ellas en plazas importantes. El 25 de julio hace su presentación en la de Madrid con novillos de Villarroel, alterna con Lázaro Obón y García Encinas y corta una oreja. El 10 de agosto actúa nuevamente y corta otra oreja, triunfo que vuelve a obtener el 22 de febrero de 1931. Este año toma parte en 24 novilladas. En 1932 torea veintitrés; en 1933, diecinueve; en 1934, once, y en 1935, diecisiete. En este último año, y cuando ya podían darse por fallidas las esperanzas que en él se hubieran puesto alguna vez, ha conseguido triunfar en varias plazas, especialmente en la de Sevilla, en la que se le concedieron orejas y ovaciones. Francisco Cester, desde el principio de su actuación, se ha distinguido como matador seguro, ha adquirido con la práctica bastantes conocimientos en su profesión, pero su toreo con el capote y con la muleta es basto, y su valor es tan desigual que desconcierta al enjuiciarle. Aún vuelve a torear acabada la guerra española, y toma la alternativa en Zaragoza el 5 de mayo de 1940, de manos de El Estudiante. Completó el cartel Jaime Pericás y las reses fueron de don José de la Cova. Mata cuatro novillos en solitario en Pamplona el 25 de mayo de 1941. Esta fue la única corrida en que tomó parte después de su alternativa. Victima de implacable dolencia, falleció en Zaragoza el 28 de junio de 1944.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece − nueve =