HISTORIA DEL TORERO

CAYETANO FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ (Cayetano de Julia)

Publicado el 14 de septiembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros. Nació en Córdoba el 28 de agosto de 1971. Su padre fue novillero y su tío, Cayetano de Andújar, matador de toros. Por vez primera se vistió de luces el 5 de septiembre de 1984, en la localidad de Priego de Córdoba. Durante cuatro años se prepara alternando en festejos económicos, hasta que el 6 de febrero de 1988 se presenta con los del castoreño, en Motril (Granada). Alternó con Juan Carlos Caro y Domingo Valderrama, que también se presentaban con picadores, en la lidia y muerte de ganado de don Diego Romero Gallego. Fue esta su única actuación ese año. Una sola novillada contrata en 1989, número que no es mucho mayor en 1990, temporada que suma dos. El 13 de abril de 1991, en su primera novillada del año, se presenta ante sus paisanos con Paco Aguilera y Paco Moreno, que este día hacía su debut con picadores. Lidió sin demasiada fortuna dos novillos de Murube. Este año suma diez novilladas, entre ellas la del 15 de agosto, en Port-Bacares, primera actuación en Francia, con Luis Delgado y Macareno, y novillos de Los Majadales, En 1992 solamente interviene en una novillada, el 11 de julio, en Almería, y en la siguiente campaña de 1993, la que más torea, suma trece novilladas en España y una en Francia. En la decimoséptima y última de 1994 se presenta en Madrid, el 23 de octubre, con Alberto Elvira y José Romero de compañeros. Se lidian novillos de la divisa de Barcial y el primero que le corresponde se llama Cacharrero, está herrado con el número 92, negro, bragado, meano y coletero, con 442 kilos de peso. Tras su muerte y la del otro de su lote se silencian sus faenas. Vistió un elegante terno verde oscuro y azabache con golpes rojos y este festejo fue el de su despedida de novillero. Después de intervenir  en dos novilladas, en su Córdoba natal se doctoró el 23 de mayo de 1995, vestido de blanco y plata con remates dorados, en la cuarta de feria. Fue padrino de la ceremonia Rafael Camino, quien, en presencia de Chiquilín, le cedió la muerte del toro Málaga, número 42, negro de pinta, de 609 kilos de peso, con el hierro de don Joaquín Manuel Murteira Grave. Tanto en este como en el sexto de la tarde fue aplaudido. Lamentablemente, su paso al escalafón superior no tuvo el respaldo en las contrataciones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + ocho =