HISTORIA DEL TORERO

ALBERTO ELVIRA GÓMEZ

Publicado el 29 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Madrid, el 1 de febrero de 1974, al que se le considera de Colmenarejo, localidad en que reside. Sus primeros contactos con el mundo de los toros los tiene en la Peña Taurina Victorino Martín, con residencia en aquel pueblo. Desde que era muy joven entabla amistad con el matador de toros Carlos Escolar, Frascuelo, para a partir de 1989 le lleva a cuantos tentaderos puede, comenzando así su progresiva preparación. Se viste de luces por vez primera el 22 de julio de 1990, en Villanueva de la Cañada (Madrid), alternando con Juan Carlos de Juan, José Alexandre y Lázaro Hurtado, matando un eral de don Pablo Mayoral, al que corta una oreja. Se mantiene toreando sin caballos hasta el 29 de febrero de 1992, fecha en la que hace el primer paseíllo delante de las plazas montadas. Son sus compañeros Fernando José Plaza y Luis Delgado, y los novillos que estoquea llevan el hierro de doña Carmen Segovia. Triunfó plenamente en su presentación, ya que se llevó a casa tres orejas de los ejemplares que le correspondieron. Vistió de verde manzana y oro. Con este arranque de temporada no es extraño que llegase a sumar cuando acaba un total de veinticinco novilladas picadas, en una campaña en la que, considera su preparación, no  torea en ninguna plaza de primera y segunda, pero en la que tampoco se esconde cuando tiene que enfrentarse, como en Villa de Prado y otras localidades, con el novillo grande y limpio. A finales de este año deja de ser apoderado por Pedro Santamaría y Esteban Llorente, con quienes había estado tres años. En 1993 alterna dieciocho veces en festejos picados, entre ellos, el de su presentación en el coso de Las Ventas, de Madrid, el 24 de julio. Vistió de verde mar y oro con remates negros y sus compañeros a la hora de iniciar el nocturno paseíllo fueron Rodolfo Núñez y Pepe Luis Gallego. Los novillos llevaron el hierro de la ganadería de los Señores Herederos de don Baltasar Ibán Valdés, siendo el primero de los que le correspondieron el llamado Molinero, herrado con el número 23, negro listón y 451 kilos de peso. Fue silenciado su labor en el primero y escuchó palma en el que cerró plaza. El resto de la temporada transcurre en localidades de poca importancia, aunque, como en la anterior, se deja ver en ferias importantes de novilladas, como las de Arganda del Rey y Villa del Prado. La campaña de 1994 transcurre por plazas de tercera categoría y portátiles, si se exceptúa la actuación del 11 de junio en Jaén, con salida en hombros al enviar al desolladero a cada uno de sus novillos sin una de sus orejas. También las tres tardes que hace el paseíllo en Madrid, el 18 de septiembre y el 9 y el 23 de octubre, dejando en todas ellas una grata impresión, pero sin redondear con orejas sus actuaciones en época en la que las vueltas al ruedo en Madrid –y da dos con petición de oreja—no cuentan demasiado. Como cada año interviene en la dura feria de Villa del Prado, saliendo en hombros la tarde del 9 de septiembre, después de cortar dos orejas al segundo del hierro de La Guadamilla. Termina la temporada con veintidós ajustes en su haber. En 1995 está anunciado en la feria de la Comunidad de Madrid, el 29 de abril, y también en la de San Isidro, el 3 de junio, con Chicuelo, que se presenta en Madrid, y Luis Miguel Encabo. Los novillos anunciados son de El Torreón. El conjunto de su actuación tuvo altibajos, destacando más con la capa que con la muleta y mal con la espada en ambos novillos, pero dentro de una actuación que puede considerarse entonada. Quizá por ello sorprende a todos su decisión de  retirarse del toreo después de esta tarde. Era su cuarta novillada del año y la última de su vida profesional. Si es extraña esta decisión, al parecer repentina, no lo es menos la de tomar la alternativa, el 8 de septiembre de 1995, en Navacerrada (Madrid), de manos del alicantino José María Manzanares, quien, en  presencia de Joselito, le cede la muerte del toro Igloso, herrado con el número 11, negro, bragado y meano de pinta, con el hierro de don Andrés Ramos Plaza. Vestido de corinto y oro, tanto a este como al que cerró plaza les cortó una oreja. Dos corridas más toreó antes de finalizar 1995, primer y sorprendente año de espada de alternativa. No se vuelve a vestir de luces hasta 1997, año en que torea veinte corridas de toros, y en la temporada de 1998 comienza una racha negativa que perjudica gravemente su carrera. El 28 de junio confirma en Las Ventas, con el toro Rancherito, de El Sierro, negro coletero, de 602 kilos con José Ignacio Sánchez y Juan Carlos García en el cartel. Deja buena impresión y consigue la repetición para el 12 de octubre, con toros de Los Recitales (corrida remendada con sobreros) y con Andrés Sánchez y Juan José Padilla, tarde en la que sufre una grave cornada que le impide matar sus toros. Esa temporada la concluye con catorce actuaciones. En 1999 torea diez tardes y cumple tres contratos en plazas de primera: dos en Las Ventas y uno en Barcelona. En Madrid corta una oreja en su segunda comparecencia, el 18 de julio, y pocos días después, el 25 de julio, sigue la mala racha antes comentada: sufre un fuerte golpe durante un festejo en Collado Villalba y, días después, se le detecta una tromboflebitis, que lo aparta de los ruedos varios meses y que incluso hace temer por su pierna. Reaparece a finales de abril de 2000 y cumple una temporada sin éxitos relevantes, pues sus dos pasos por Madrid son en tono gris, como también el de Barcelona. Alcanza los diecisiete festejos sin conseguir estar totalmente recuperado, continuando una durísima rehabilitación. En 2001 solo torea seis corridas, con un nuevo paso discreto por Madrid y 2002 se cierra con solamente dos corridas, de nuevo una en Las Ventas sin nada destacable. Los cuatro festejos de 2003 dan paso a un cambio en la carrera del torero, que lo lleva hasta los veintisiete festejos en 2005, aunque sin conseguir triunfar en plazas de relevancia, salvo el triunfo cosechado en Tarragona el 6 de marzo y el de Oviedo el 22 de mayo. Tras la ruptura de apoderamiento, ni en 2005 ni en 2006 se viste de luces. Tras retirarse se dedica a tareas de apoderamiento, con el diestro mexicano El Payo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 3 =