HISTORIA DEL TORERO

RAFAEL SANDOVAL

Publicado el 23 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros mexicano que nació en Tlalnepantla  el 20 de septiembre de 1956. Se presentó en el Monumental coso de la calle Insurgentes de la capital de su nación el 10 de julio de 1977. Durante la temporada española de 1980 toreó cinco novilladas, incluida la de su presentación en el coliseo madrileño de Las Ventas, el 12 de octubre, para alternar con Eusebio Solano, Solanito, y Herminio Hernández, Cayetano de Andújar, en la lidia de tres astados de Alonso Moreno de la Cova y otros tres de Bernardino Jiménez, y demostró más voluntad que arte. El mismo día de la Hispanidad de la siguiente campaña, toma la alternativa en la citada plaza de Madrid, de manos del testigo José Fuentes, le cedió la muerte del toro Rifeño, número 9, con 507 kilos de peso en vivo, de la vacada de José escobar, con el que no solo se lució el toricantano, sino que al fallar con el acero hubo de escuchar dos avisos de la presidencia. El resto del ganado perteneció al hierro de Juan Luis y Nicolás Fraile. Y no volvió a vestirse de luces por estos pagos. Una grave enfermedad apartó de los ruedos durante algún tiempo a este torero valiente, que tuvo un gran comienzo. No ha toreado demasiado. Una sola corrida en 1987, 1988, 1991 y 1992. Cuatro en 1989, tres en 1990 y dos en 1994, último año en el que apareció su nombre en los escalafones de su nación.

Ser torero es una actividad de alto riesgo y salir sano de un ruedo es un triunfo en la vida de quien lo realiza. Ahora imagen ser torero, y que la vida le quiera ser arrebatada por ese toro llamado “CANCER” y viene la real lucha entre el amor a la vida y superar ese grave mal. Esta palabras definen lo que en su momento vivió el matador mexiquense Rafael Sandoval quién tras haber tomado su alternativa en España aquel 12 de octubre de 1981, tuvo que hacer posteriormente la faena de más exposición al afrontar un cáncer al cual venció hace 35 años.

Rafael Sandoval se había convertido en el tercer torero mexicano en alcanzar la alternativa en aquellas tierras y eso siempre lo ha llenado de orgullo “Vivo contento, tuve cáncer y lo superamos gracias a Dios y voy a celebrar el aniversario de la alternativa”. Rafael Sandoval, es así que cada año celebra el estar vivo y lo hace toreando, para lo cual se meterá a la ganadería de la Joya para tentar un ejemplar para semental y torear un par de vacas que el ganadero José Antonio González ha dispuesto para la ocasión. “Para mi es una gran satisfacción ver a los muchachos que se preparen y toreo. Además es un reto para mi ya que a mi edad es muy difícil competir con ellos, que torear muy sueltos y a un nivel muy alto y esto es un buen acicate para sentirse torero”, refiera el orgullo de Tlalnepantla, Estado de México.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 20 =