HISTORIA DEL TORERO

RAFAEL GIL CIFUENTES (Rafaelillo)

Publicado el 25 de octubre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros. Nació en Tijuana (México) el 16 de septiembre de 1955. Es hijo del matador de alternativa Rafael Gil, El Portugués. Alternó en Querétaro (México) con Fidel Vega y Adrián Romero en la lidia de ganado de San Antonio Triana el 20 de septiembre de 1970. Reiteradamente revolcado por sus novillos, no agradó su labor, que, incluso, en su segundo fue sancionada con dos avisos presidenciales por no acertar con el estoque. Debutó en el embudo de Insurgentes el 29 de agosto de 1971. Alternó con Antonio Gaona y Luis Procuna (hijo), siendo los novillos de Valparaíso. El 17 de octubre de 1971 alcanzó un gran triunfo en la Plaza México de la capital azteca al dar muerte a un novillo de la ganadería de San Carlos en presencia de Adolfo Guzmán y Rene Sánchez, ya que salió a hombros del coso tras cortar dos orejas. Tomó la alternativa en San Luis Potosí, el 25 de diciembre de este último año de 1971, de manos de Manolo Martín, en cartel que completó el infortunado Paquirri.

Aquel le cedió la muerte del toro Caltanguero, del hierro de San Martín. Completo el dato de su confirmación en la México con el nombre del toro de la ceremonia, que se llamó Jerezano. Viene a España en 1974 y el 18 de julio confirma su mexicana alternativa en la plaza de Las Ventas de Madrid al cederle Julio Vega, Marismeño, en presencia de Raúl Sánchez, la muerte del toro Tarifa, cárdeno oscuro, número 17, con 549 kilos de peso en  vivo, de la vacada de Camaligera, tras cuya muerte hubo de recorrer el anillo entre ovaciones. Se mostró valiente y voluntarioso, siendo repetidamente revolcado sin consecuencias, y gustó más su toreo con el capote que con la muleta. El posterior 8 de septiembre, el coso Monumental de Barcelona, resulta con fuertes contusiones en la región epigástrica, y hematoma en la zona derecha del tórax, producidas por una res de Ignacio Pérez-Tabernero, de la que le concedieron las dos orejas. En Palma de Mallorca, el inmediato día 22, es herido de gravedad en el muslo izquierdo por un astado de Bernardino Jiménez, pese a lo cual le dio muerte y le llevaron una oreja a la enfermería. De regreso a su patria confirmó preceptivamente su alternativa en la Plaza México el 29 de  diciembre con un encierro de José Julián Llaguno, actuando de padrino y testigo, respectivamente, de la ceremonia sus compatriotas Eloy Cavazos y Jesús Solózano. Su acertada labor tuvo sus momentos más brillantes en su segundo enemigo, por lo que hubo de dar una vuelta al ruedo al término del festejo. Había toreado en España diecisiete corridas en 1974 y lo hizo en diecinueve ocasiones durante la siguiente temporada, en la que resultó herido de gravedad en Vitoria, el 18 de julio, por un toro de Gabriel Rojas. No ha vuelto a torear en nuestros ruedos este aceptable diestro mexicano, pero sí continúa haciéndolo en los de su país y en mayo de 1977 ha sido herido de extrema gravedad, con desgarro de la femoral, en el coso de aquella Mérida. Continúa en activo y cosechando éxitos muy estimables, como el del día 19 de enero de 1982 al cortar las dos orejas y el rabo de su primer enemigo, de la vacada de Santa Fe, en Tlaltenango, en presencia de su compañero Francisco Olivera, Bombita, y del rejoneador Luis Arenas. El día 31 del mismo mes y año le entregan en Cancún una oreja de cada uno de los astados de su lote de la divisa de San Marcos, ante Alfonso Hernández, El Algabeño. Resulta herido al muletear a una res del hierro de los Hermanos Dóddoli, pese a lo cual continuó en el ruedo hasta darle muerte y lograr los máximos trofeos reglamentados. Ello ocurrió el 12 de febrero de 1983 en Puerto Vallarta. Alterna el 9 de septiembre de 1984 con Fernando Manuel en la lidia de  reses del hierro de El Milagro en la localidad también azteca de Nuevo Laredo y le conceden una oreja de su segundo oponente. Compite con Alejandro Tarín el 9 de junio de 1985 en Papantla por el trofeo Cristo de Oro de la Vainilla, que le es concedido, así como las dos orejas de cada uno de los toros que le correspondieron, de la divisa de Gastón Santos. Un total de tres orejas y un rabo, de ejemplares de la ganadería de Ángel Lascuráin, se embolsa el 4 de agosto de ese mismo año en Teziutlán, de lo que pudieron dar fe el espada Javier Escobar, El Fraile, y el caballero en plaza Gerardo Trueba.

Actúa en septiembre de 1986 en cosos venezolanos y en el de Maracay es aparatosamente volteado por un toro del hierro de Guayabita, sufriendo lesión en los ligamentos del codo izquierdo, por lo que hubo de ser escayolado. En 1987 toreó un buen número de corridas en su país, y cuando llegó la hora de los balances arrojó un total de veinticuatro. Menos torea en 1988, año que quiere hacer campaña en España. Aquí no consigue contratarse nada más que dos tardes, con desigual fortuna. Una en Madrid, el 7 de agosto, con Pascual Mezquita y Pascual Gómez Jaén, que ese día confirmó su doctorado, pero resultó herido grave al entrar a matar a su primero, perdiendo un contrato que tenía ajustado en Portugal, al menos eso me contó su apoderado. La otra fue el 18 de septiembre en Barcelona. En México toreó diez corridas de toros. Mantiene un nivel digno de actuaciones en su nación, que se materializa en dieciséis corridas en 1989, quince en 1990, diecinueve en 1991 y otras quince en 1992. Pero desde 1993, año que suma diez, empieza a disminuir el número de ajustes. Nueve contrata en 1994 y cinco lleva en 1995, con datos hasta el final de agosto. Desde entonces y hasta 2005 salpica sus escasas actuaciones entre los ruedos españoles y americanos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − 1 =