HISTORIA DEL TORERO

FRANCISCO GARCÍA GALVÁN (El Poli)

Publicado el 4 de octubre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros que nació en Málaga el 18 de agosto de 1948. Comenzó como novillero en 1965 y su primera actuación con los del castoreño fue el 2 de septiembre de 1982, en su Mérida natal, con el portugués Parreirita Cigano y Julián Maestro de compañeros. Lidiaron novillos de don Arcadio Albarrán Olea. Comenzó a intervenir en  funciones con picadores durante la temporada de 1982, y el 23 de septiembre, en Fregenal de la Sierra, resultó herido en la cara cuando toreaba a una res del hierro de Lora Sangrán, en presencia de Manuel Montes. Interviene en buen número de novilladas en 1983 hasta su doctorado, en las que son muy frecuentes sus éxitos, como el del 27 de febrero en Villarrubia de Santiago, donde le conceden tres orejas de astados de la ganadería de Sánchez Fabrés, en presencia de su compañero Joaquín Rodríguez y del rejoneador Vicente Madro; el del 16 de abril en Talamanca, al cortar cuatro orejas y un rabo cuando alternaba con Rafael Sandoval y Torres Palacios en la lidia de cuatro reses de la vacada de Ángel Ortega y dos de la de Ramón Sánchez; el del 1 de mayo en Villamuelas, al llevarse un botín de tres orejas y un rabo de ejemplares de la divisa de Dionisio Rodríguez, de lo que pudieron dar fe Marcos Valverde y el citado Torres Palacios; el del 15 de mayo en El Álamo, con cosecha de tres apéndices auditivos de bureles de la vacada de Enrique González delante de Juan Buquerín, y el del mismo mes Valdepeñas, donde compitió con Salvador Marín y José María Núñez en la lidia de un encierro de la ganadería de Paloma Pastor y un nuevo trofeo para el esportón. Tras participar en quince funciones menores toma la alternativa el 5 de junio de 1983 en su natal Mérida de manos de Tomás Rodríguez, Campuzano, quien, ante el testigo José Cubero, Yiyo, le cedería la muerte de un toro de la divisa de Antonio Arribas, con el que se muestra lucido y, tras su muerte, recorrería el anillo entre ovaciones de sus paisanos. El triunfo en su patria chica le llegaría el siguiente 3 de septiembre al llevarse las dos orejas de un pupilo del hierro del marqués de Ruchena, cuando figuró en un cartel importante junto a José Gutiérrez Moya, Niño de la Capea. Su única salida a los ruedos en 1985 tuvo lugar el 14 de julio en Moraleja, donde le otorgaron un total de tres orejas de astados de la ganadería de Antonio Muñoz ante Serafín Paya. Y el último triunfo que le tengo anotado se refiere al conseguido el 21 de agosto de 1986 en Fuente Maestro, al enfrentarse, junto a Freddy Villafuerte, a pupilos de la divisa de Tomás Frías y ganar un apéndice de cada uno de sus enemigos. Diestro muy poco conocido, el no haber pisado la arena de la plaza de Las ventas, de Madrid, fue, evidente, en su perjuicio.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + seis =