HISTORIA DEL TORERO

FRANCISCO CASTELLANO ROBLES (Paco Robles)

Publicado el 2 de julio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Jarandilla (Céceres) el 15 de febrero de 1946, que utilizó en los carteles el nombre artístico de Paco Robles. En el coso carabanchelero de Vistalegre de 1967 en una de las denominadas corridas de la oportunidad. Toma parte en unas ochenta funciones económicas antes de hacerlo en festejos con caballos el 7 de junio de 1970 en Arévalo (Ávila). Desde entonces compagina el torear con y sin picadores, ya que con plazas montadas atúa en muy contadas coyunturas, salvo en la temporada de 1975, en que lo hizo en siete ocasiones, cifra máxima que le tengo anotada. Sin embargo, no son infrecuentes sus triunfos en ruedos pueblerinos, como el alcanzado en Landete (Cuenca) el 25 de julio de 1974 en el que cortó un total de cuatro orejas y un rabo de las dos reses de la ganadería de Charco Blanco que le correspondieron. el 17 de junio de 1976 –un tanto pasado de edad– hace su presentación en la plaza de Las Ventas, de Madrid, para alternar con Ángel Llorente y Leónidas Manrique en la lidia de cinco novillos de Martín Peñato y uno de Sotillo Gutiérrez y da predominantemente la nota de valor, siendo cogido y herido tras haber estoqueado a la res que cerró el festejo. En tal campaña participó en cuatro corridas picadas, reducidas a tan solo una en 1977, antes de que tomara la alternativa en Plasencia el 9 de agosto de manos de Paco Camino, con Francisco Rivera, Paquirri, de testigo de la cesión de un toro del hierro de Juan María Pérez-Tabernero, de nombre Escopetero, marcado con el número 11 y berrendo en negro de pinta. En tan importante coyuntura el toricantano cortó dos orajas. La temporada de 1978 la cerró con tan solo dos ajustes cumplidos. Alrededor de la decena de corridas toreó antes de que llegara la esperada confirmación del doctorado en Las Ventas, el 15 de agosto de 1982. Vistió Paco de grosella y oro y su padrino, Frascuelo, en presencia del sobresaliente Pascual Gómez Jaén –que figuró en el programa como Don Pascual–, le cedió la muerte del toro Lunarito, marcado con el número 340, negro, de 514 kilos de peso y con la divisa de don Manuel Sánchez Cobaleda. En segundo lugar mató un astado de los señores Herederos de García Barroso. Fue el único festejo que toreó ese año. Después dejó de sonar su nombre, pero no desaparecieron en él las ilusiones de triunfo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres − 3 =