HISTORIA DEL TORERO

ALFREDO COVILLAS LICERO (Rubio de San Diego)

Publicado el 7 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros colombiano que nace el 12 de agosto de 1974 en Cartagena de Indias. Debuta con caballos precisamente en su localidad natal en 1995 y corta dos orejas. En 1996 actúa en una novillada en la feria de Cartagena de Indias y corta tres orejas, y consigue el trofeo al mejor novillero. Termina el año toreando 11 novilladas y cortando 22 orejas y siendo uno de los novilleros más sobresalientes de la temporada. Destaca el triunfo obtenido en la feria de Cali, donde consigue el puesto para la siguiente novillada indultando un novillo y quedando como máximo triunfador de la feria. El año siguiente viene a Europa, donde toma parte en dos festejos en Nimes, y corta orejas en ambas ocasiones. En España actúa en 12 novilladas donde corta 33 orejas, dos rabos y deja una gran impresión entre los aficionados. En Colombia actúa en cinco novilladas y corta 12 orejas e indulta un novillo en la feria de Cali. Recibe en la feria de Ipiales una fuerte cornada, reaparece en la feria de Cartagena de Indias cortando dos orejas. La temporada siguiente torea ocho novilladas en México con un balance de 17 orejas. Toma la alternativa el día 13 de diciembre de 1998 en Ibagué (Colombia), con Juan Antonio Esplá de padrino y Gitanillo de América como testigo de la ceremonia. Los toros pertenecieron al hierro de San Esteban de Ovejas. Tras la alternativa, las siguientes temporadas torea una media de diez festejos por año en cosos americanos. El 11 de noviembre de 2001 sufre en la plaza de toros de San Martín (Colombia) una aparatosa voltereta en que se fractura la segunda cervical, que le mantiene en cama durante siete meses para poder recuperarse. En 2002 y 2003 torea en España algunos festivales con cierto éxito. En 2005 le anotamos un festejo en la feria de Cartagena de Indias, donde corta una oreja al quinto de la tarde. Fue el día 8 de enero, alternando junto a José Luis Gómez, Dinastía, y el español Serafín Marí, ante un encierro de Monterrey.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + cuatro =