HISTORIA DEL TORERO

ALFONSO MERINO GARRIDO

Publicado el 28 de febrero de 2022
Abel Murillo Adame logo

El 11 de septiembre de 1955 se celeró en la Monumental de Barcelona una corrida con seis toros de Miura y los espadas Rafael Llorente, Parrita (L.) y Alfonso Merino, amén de rejonear Ángel Peralta a uno de Arturo Sánchez, y tan brillante, artistica y completa fue la faena que dicho Merino realizó con el toro tercero de la tarde, que nunca pudimos imaginar que aquel diestro fuera a caer en el hoyo, por mal que le rodaran las cosas.

Nació en Madrid el 23 de enero de 1933 y se presentó en dicho ruedo como matador de novillos el 3 de abril de 1955, con Rafael Pedrosa y Parrita (L.) y reses de Bernardos; algunos éxitos, sobre todo por su estilo de buen muletero, le empujan a la alternativa, que toma en la referida plaza de Madrid el 7 de julio siguiente de manos de César Girón, con Pedréz de testigo y mediante cesión del toro Mayoral, de don Antonio Pérez; el 29 de abril de 1956 en Madrid y el 26 de agosto del mismo año en Palma de Mallorca sufrió sendos percances de importacia que debieron de restarle ánimos, y tan a menos fue, que en pocos años quedó borrado del todo, como si por la pizarra de sus actos hubieran pasado una esponja.

Por lo visto, quiso obtener excesivos intereses del modesto capital artístico que poseía. Pero aquella faena suya en Barcelona el 11 de septiembre de 1955, con un toro de Miura, no se nos ha olvidado.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − dos =