HISTORIA DEL TORERO

JOSÉ MARÍA DOLLS SAMPER (José María Manzanares)

Publicado el 23 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, hijo de José María Dolls Abellán, José María Manzanares. Nace el día 3 de febrero de 1982 en Alicante y, lógicamente, vive muy de cerca el ambiente taurino al ser su padre semejante figura del toreo. Después de finalizar sus estudios universitarios, se presenta ante el público el 29 de abril de 2001 en un festival celebrado en Campotéjar. Corta dos rabos y su nombre empieza a sonar con fuerza. Ese día le acompañaron el rejoneador González Porras, José Fuentes, José María Manzanares, Enrique Ponce y Joaquín Puga. Consigue convencer a su familia de que su afición va en serio y de que quiere dejar bien alto su nombre y debuta con picadores el 22 de febrero de 2002 en Nimes, plaza de los grandes acontecimientos, con el novillo Barbuquero, castaño, de 418 kilos y con el hierro de Victoriano del Río, con David Luguillano y Juan Bautista como compañeros de cartel del festejo mixto. Esa temporada ya comienzan los aficionados a destacar su extraordinario concepto del toreo y alcanza las veinticinco novilladas en plazas importantes, salvo Madrid y Sevilla. En 2003 sí actúa en ambas plazas. Supera las cincuentas novilladas, consolidándose como novillero puntero y su toreo se ve en todas las ferias y plazas importantes, tanto españolas como francesas y americanas. Como queda dicho, se presenta en Las Ventas el 15 de junio de 2003, con novillos de Los Bayones, Librerito II, de 516 kilos, negro, fue el de la presentación, y le acompañaron José Manuel Prieto y Luis Bolívar. Corta una oreja a su segundo. Con semejante carrera como novillero, el mundo taurino fija su atención en el hijo de Manzanares y este no defrauda. Llega la alternativa, que la toma en <<su>> plaza de Alicante el día grande de la feria: 24 de junio de 2004. Enrique Ponce le cede a Virreino, negro de 547 kilos, número 42, de la ganadería de Daniel Ruiz, en presencia de Rivera Ordóñez. Fue una tarde apoteósica y emocionante, y el torero atravesó en volandas la puerta grande con tres orejas y un rabo.

La temporada es espectacular, pues a las más de veinte novilladas precedentes, pisando plazas de responsabilidad se le suman casi cuarenta corridas de toros en plazas, igualmente, de categoría. El 17 de mayo de 2005 confirma su alternativa en Las ventas con el toro Catavino, negro salpicado de 522 kilos, número 26, de la ganadería de Garcigrande. César Jiménez y Salvador Vega son sus compañeros y la tarde resulta más bien gris. Algunos aficionados empiezan a dudar del torero, que sufre algún contratiempo relacionado con sus apoderados, y termina una temporada de altibajos, aunque superando la cuarentena de festejos. La de 2006 es la temporada de su recuperación. De la mono de la familia Matilla, recupera ilusiones y su toreo vuelve a ser el que prometía. Actúa en todas las ferias y plazas importantes (más de sesenta corridas), triunfando en muchas de ellas y, lo que es más importante, dando de nuevo la sensación que es un torero sensacional, con condiciones para ser figura.

Los triunfos en España y Francia tienen continuidad en América. El 19 de noviembre de 2006 confirma en la México con El Juli de padrino y toros de Los Encinos, completando el cartel José Luis Angelino y Antonio bricio. Corta dos orejas y sale por la puerta grande, éxito que repite en la misma plaza y en otras americanas a principios de 2007, situándose esta temporada como una de las apuestas más seguras, pues estará presente en todas las grandes ferias y su toreo está ganando muchísimo desde que tomó la alternativa.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis − 4 =