HISTORIA DEL TORERO

ÁNGEL GONZÁLEZ GARCÍA

Publicado el 13 de noviembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Úbeda (Jaén) el 14 de abril de 1949 y residente desde hace muchos años en el pueblo valenciano de Cuart de Poblet. Por la región levantina lleva toreadas buen número de Corridas sin picadores. Comenzó sus actuaciones hace aproximadamente una década y durante la temporada de 1977 ha intervenido en cuatro funciones picadas. En 1978 los contratos alcanzaron la cifra de trece y sus frecuentes éxitos quedan reflejados en las veintiséis orejas –a dos de promedio—que le han sido concedidas. La campaña de 1979 puede ser decisiva en la vida taurina de este espada. Continúa tomando parte en toda serie de festejos, con o sin picadores, y después de intervenir en un par de ellos durante la campaña de 1979 con plazas montadas, se presenta en el coso de Las Ventas, de Madrid, en una modesta función sin caballos el 16 de noviembre de 1980 para cortar una oreja del novillete que le correspondió de la ganadería de Cuesta, en presencia de Gerardo Roa, Jacinto Belmonte, Manuel Batalla y José María Núñez. Torea en la invernada de 1981 – 1982 en plaza mexicanas alcanzando éxitos muy estimables, como el del 16 de noviembre de 1981 en Torreón, donde le conceden un total de tres orejas de astados de la vacada de Golondrinas cuando competía con diestros aztecas Manuel Mejía y Javier Peña. Su debut en Madrid en corrida picada tuvo lugar el 8 de mayo de 1983, para alternar con Pascual Gómez Jaén y Rafael Sandoval en la lidia de reses de Ramos Plaza. Continúa toreando corto número de festejos cada año, pero no por ello suele dejarlas pasar sin lucirse, como, por ejemplo la del 5 de agosto de 1984 en Iscar, de donde se llevó los máximos trofeos de un burel de la divisa de Alicio Tabernero, con Miguel Cubero, Sánchez Cubero, y Álvaro Muñera, El Pilarico, de compañeros de cartel. Inesperadamente se anuncia su alternativa, la que se lleva a efecto el 28 de junio de 1986 en Zamora, en la que Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, y Julio Robles desempeñan el cometido de padrino y testigo, respectivamente, de la ceremonia. El muevo doctor fue ovacionado tras estoquear a su primer enemigo, de nombre Butaquero, número 6, negro bragado calcetero y lucero, de 450 kilos de peso, de la ganadería de Sánchez Arjona, mientras cortaría un apéndice del que cerró plaza, de la divisa de Molero Hermanos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + nueve =