HISTORIA DEL TORERO

Francisco Romero

Publicado el 11 de diciembre de 2021
Abel Murillo Adame logo

Pasa por ser el primer matador que ha existido; nació en Ronda (Málaga); fue el patriarca de la familia que lleva su apellido, y aunque se ignora la fecha en que vio la luz, se supone que esto ocurrió en el año 1700.

La fama que rodea su nombre debese a que se le atribuye la invención de la muleta; pero es caso que en el caso que en el primer tratado que se escribe para torear a pie, o sea la <<Cartilla de Osuna>> –así llamada porque existía manuscrita en la biblioteca de dicho palacio ducal– ya se habla del torero con dicho engaño (que primitivamente era un lienzo) y se dan reglas para su ejecución. Y, según Cossío (1), todo induce a colocar dicho escrito en los últimos decenios del siglo XVII.

También se ignora cuándo empezó el primer Romero sus actividades como estoqueador y en qué año las dio por terminadas; pero no deja de ser extraño que un diestro de su nombradía no figure entre los que durante su época pasaron por la plaza de Sevilla ni que su nombre aparezca en la obra del marqués de Tablantes mencionada en mi Despejo, todo lo cual hace que acojamos con alguna reserva parte de lo que se ha escrito de este famoso lidiador.

Suponemos que su retirada debío de efectuarse por los años de 1735 a 1740.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + 19 =