HISTORIA DEL TORERO

CRISANTO BURGOS IBÁÑEZ (El Santi)

Publicado el 14 de junio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Madrid el 12 de noviembre de 1951, que en los carteles se anunciaba con el nombre de Santiago. Se dio a conocer al triunfar en las corridas nocturnas que se celebraban en el madrileño coso de Vistalegre –llamadas de la oportunidad– durante el verano de 1972. En el citado ruedo toreó su primera corrida picada el 22 de octubre de la misma temporada, con el buen éxito que supone cortar una oreja de cada uno de sus enemigos, de la ganadería de Miguel Higuero, en presencia de Miguel Abellán y Ángel Majano, Palomo II. El 10 de juno de 1973 se presenta en la plaza de Las Vantas, de Madrid, para alternar con Tomás Moreno y Pepín Peña en la lidia de cuatro reses de El Jaral de la Mira y dos de El Pizarral. Corta una oreja a su primer oponente y deja un magnifico sabor de boca a sus paisanos, por lo que es repetido el siguiente día 21, con ganado de Sotillo Gutiérrez, y el 1 de julio, en el que salió a hombros del coso después de haber cortado una oreja a cada uno de los novillos de Miguel Zaballos Casado que le correspondieron. El término de tal campaña es sangriento para el diestro del barrio de Usera, ya que el 16 de septiembre, en Valencia, un astado de Hernández Pla –sustituto del anunciado de José Domecq de la Riva, indebidamente devuelto a los corrales– le infirió tres cornadas en el muslo derecho, de pronóstico grave. Todavía sufriría otra cogida tal año, el 16 de noviembre, en la plaza francesa de ceret, de cierta consideración. Con quince novilladas cierra tal ejercicio, en el que los éxitos menudearon, como indica la estadística que le atribuía el corte de veintisiete orejas y tres rabos. Sin embargo, durante la siguiente temporada solo interviene en seis funciones, con menoréxito, y los proyectos de una próxima altarnativa quedan olvidados. En 1977 deja prácticamente de sonar su nombre. Vuelve a ponerse en órbita su nombre con ocasión de su alternativa, un tanto inesperada, cuya ceremonia tuvo lugar en la Plaza de Las ventas de su Madrid natal, el 27 de julio de 1980, en la que actuaron Rafael Rodríguez, Rafael Torres, y José Soler como padrino y testigo, respectivamente, del protocolo. Se corrió un encierro de la vacada de Marín Marcos y el nuevo doctor derrochó valor y voluntad en su cometido, siendo ovacionado en todo momento por sus paisanos. Le repiten el siguiente 17 de agosto y es herido de cierta gravedad, por un astado de Javier Moreno de la Cova, en el muslo izquierdo, en presencia de José Luis Vargas y el ya citado José Soler. Pisa por tercera vez en la temporada el albero madrileño el 5 de octubre y nuevamente es herido en la misma pierna, ahora por una res de la viuda de Diego Garrido, al lancear al primer toro de lidia ordinaria –actuó el rejoneador Diego García de la Peña— que correspondía a José Ruiz, El Clatraveño, único espada que participó en tal coyuntura. Con tan solo esas tres corridas da por finalizada la campaña, y en la siguiente, la de 1981, únicamente se viste de luces el 5 de octubre, nuevamente en Madrid, para alternar, con su habitual honradez, con el mencionado Rafael Torres y Pascual Mezquita en la lidia de cuatro cornúpetas de Alonso Moreno de la Cova y uno de García Barroso y de Santos Galache. Y también torea tan solo en una oportunidad en 1982, el día 13 de junio, donde no puede lucirse por las malas condiciones de los toros que formaron su lote –se lidiaron tres ejemplares de Bernardino Jiménez, dos de Francisco Sanz y uno de Diego García de la Peña–, siendo sus compañeros en tal ocasión, última en que ciñó la dorada taleguilla, Francisco Regajo, Gallito de Zafra, y José Hernández, El Melenas. Es digno de ser resaltado que las únicas cinco corridas de toros en que intervino tuvieron por marco la Monumental plaza de Las Ventas, de Madrid. En 1993 reapareció como banderillero.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + trece =