HISTORIA DEL TORERO

CARLOS MANUEL ÉDGAR PERUCHO (Carlos Rondero)

Publicado el 28 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Tampico (Tamaulipas), el 6 de mayo de 1974. Su padre fue matador de toros y actuó en los ruedos con el nombre de Guillermo Rondero. Se presentó como novillero el 1 de abril de 1990, en Ambato (Ecuador), alternando con Juan de la Cruz y Dinastía, y novillos del hierro de Charrón. Ese mismo año participó en tres novilladas en su nación. Al siguiente le anotaron en el escalafón mexicano de novilleros otros tres paseíllos, número que asciende a seis en 1992, año que hizo campaña en España. En suelo hispano interviene por vez primera en novillada picada el 21 de junio de ese año, alternando en Mozoncillo (Segovia) con Javier Vázquez en la lidia de cuatro novillos de don Juan José Tabernero de Miguel. Solamente intervino ese año en tres novilladas, todas ellas en localidades muy poco importantes desde el punto de vista taurino. No torea en España en 1993 y en México se anota un total de veinte paseíllos, cifra que allí disminuye a nueve en 1994 y en España asciende a tres. En ambos países, aún como novillero, hay hechos noticiables  en su trayectoria taurina. Cronológicamente, en este 1994 hay que señalar primero su presentación ante la afición madrileña, el 30 de julio, en la primera de las novillada nocturna, con Julio Campano y Juan Luis Fraile, que también debutaba en Las Ventas, y novillos de los señores hermanos Martínez Pedrés, hierro que esa noche también se estrenaba en Madrid. No fue muy lucida su actuación, pero hay que destacar que si con Macarenito, marcado con el número 10, negro listón y chorreado, de 456 kilos de peso, se silenció su labor, con el que cerró la noche veraniega de la capital logró dar la vuelta al ruedo. Toreó la última de sus tres novilladas el 20 de agosto, en Santa Elena, y de regreso a México, este joven y educado novillero, con el que tuve el placer de conversar en más de una ocasión, se presentó a otra de las aficiones más entendidas del orbe taurino, la de la Plaza México. Fue el 28 de agosto, con Paco González y Guillermo González y novillos de don Rodolfo Aguirre, de los que solo pudo estoquear uno al suspenderse por lluvia la corrida después de doblar el quinto. Vistió de rosa oro, y aunque no se  acopló, dicen las crónicas mexicanas, con el capote, sí mostró su empaque torero. Se lució en banderillas el novillero Tamaulipeco, sobre todo en un par, el tercero, en el que expuso una enormidad al clavar entre el novillo y las tablas. Sí se lució en el último tercio, que comenzó con pases de la firma y trincheras, continuando luego con series en redondo por ambos pitones a los que imprimió un sello muy personal, algo que también le noté en Madrid, y en los que toreó muy relajado, cuidando mucho la estética. Remató la faena con una estocada en su sitio, pero no se le concedió la oreja, que se pidió, por lo que tuvo que recorrer el anillo de Insurgentes en una triunfal vuelta. Hasta nueve paseíllos realizó en su nación esa temporada antes de que –tercer hito importante del año, el que más—tomara la alternativa en el coso de El Toreo, de Cuatro Caminos, de manos de Eloy Cavazos, en presencia de José María Manzanares, el 1 de diciembre. Su padrino le cedió la muerte del toro Capataz, número 54, del hierro de Arroyo Zarco. Dos corridas más toreó ese año. En 1995 tuvo pocos compromisos, pero protagonizó dos indultos. El primero protagonizó dos indultos. El primero de ellos tuvo lugar en Nogales Sonora y perdonó la vida al toro Bordador de Chafick. El segundo sucedió una semana más tarde, día en el que indultó al toro Halcón. En 1996 sumó un total de 20 festejos y en 1999 hizo el paseíllo en la plaza México el 14 de febrero. En la temporada de 2001 se alzó como triunfador de la feria de Río Grande de Zacatecas, donde corta las dos orejas de su segundo enemigo la tarde del 27 de enero. También es nombrado triunfador de la feria peruana de Cutervo. Vuelve a la Monumental de Insurgentes en el 2003, donde hace el paseíllo la tarde del 16 de febrero sin mucha fortuna. Esa temporada sumó un total de seis festejos, al igual que el año 2004. Dos festejos más toreó en 2005 y cuatro en la temporada 2006, siempre en ruedos pequeños de su país natal.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 7 =