HISTORIA DEL TORERO

ANTONIO BARRANCO LÓPEZ DE SAA (Antonio Posada)

Publicado el 29 de mayo de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros. Nació en Madrid el 24 de julio de 1967. Hijo del espada de alternativa Juan, actuó en público por vez primera en un festival que tuvo por marco la plaza de Arnedo (La Rioja) el 30 de junio de 1984. No tarda en intervenir en una corrida con plazas montadas, lo que lleva a efecto el 2 de agosto de 1987 en una postinera novillada que tuvo por marco la plaza de la Merced, de Huelva, en la que también participaron Manuel Salas y Miguel Báez, Litri. Se corrieron en tal oportunidad astados de la vacada de Bernardino Piriz y el novel espada se anotó un triunfo completo al desorejar a cada uno de sus enemigos. estuvo durante tres años en la parte seria del espectáculo cómico-taurino de El Bombero Torero. La temporada de su presentación con picadores termina con tres ajustes en festejos picados. La siguiente temporada, apoderado por José Llopis, torea mucho, asta el punto de quedar segundo puesto, con treinta y nueve paseíllos, cuatro en Francia, en el escalafón de novilleros, a pesar de una molesta luxación de codo que se le produce toreando el 24 de enero en Fuengirola. Interviene en las dos primeras ferias del año, Castellón y Valencia, y se presenta en Francia, el 27 de marzo, en Lunel, con Niño de la Taurina y Juan Villanueva y reses oportuguesas de Rui Gonçalves. También hace su presentación en Barcelona, el 22 de mayo, con Espartaco Chico y Enrique Ponce y novillos de Alcurrucén. Esta presente en las septembrinas de Algemesí y Arnedo, y el 25 de ese mes se presenta en Bilbao. Alterna con Pepe Luis Martín y Domingo Valderrama y dan cuenta de una corrida de novillos de los señores González de San Román Valdés. Su penúltima actuación de la campaña es la de su presentación en Zaragoza, el 9 de octubre, con José María Plaza y Antonio Manuel Punta. Se corrieron en esta ocasión reses del hierro de Soto de la Fuente. En 1989 comienza muy temprano, en Valdemorillo, el 4 de febrero, y torea un número parecido de novilladas al del año anterior. Hace su primer paseíllo en Valencia, el 23 de abril, y en Sevilla, el 30 del mismo mes. En la ciudad del Turia lo hace con Víctor Manuel Blázquez y Enrique Ponce, con novillos de Sancho Dávila. En Sevilla, con Antonio Manuel Punta y Domingo Valderrama y reses de Jandilla. Entre las actuaciones de esta campaña está la de Madrid, el 17 de septiembre, tarde en la que se presenta ante el público de Las Ventas. Alterna, vestido de grosella y oro, con Miguel Rodríguez y Denis Loré, y el primer novillo que le corresponde se llama Cocinero, tiene el número 109, es negro, bragado y meano de pinta y pertenece al hierro de don Luis Algarra Polera. Su lote no fue bueno. Puso mucho tesón, hasta el punto que su primero le volteó, pero sus dos ejemplares pusieron todo el empeño para que no triunfara en Madrid. Cuando termina la campaña ha sumado treinta y ocho festejos, cinco de ellos en Francia, y se encuentra preparado para la alternativa. En 1990 se despide de novillero en Albacete, la tarde del 24 de junio. Lidia una novillada de La Castilleja con Manuel Caballero y Juan Antonio Martín, que se presentó con picadores. corta una oreja al último novillo que estoquea en su vida. Después de torear ese año diez novilladas, e 17 de agosto, en Villarrobledo, toma la alternativa. Es padrino de la ceremonia Rafael Camino y presencia la misma Julio Aparicio. Aquel le cede la muerte del toro Cigüeño, herrado con el número 13 y negro entrepelado de capa, perteneciente al hierro del señor Núñez Moreno Guerra. Ha vestido de champán y oro, cortando una oreja a cada uno de sus dos toros, el segundo con el hierro de los señores Jiménez Pasquau, pero inexplicablemente no alcanza ningún contrato más este año. No se viste de luces en 1991 y en 1992 lo hace una sola vez, en Algete, cortando dos orejas a un toro de La Herguijuela. También 1993 pasa en blanco para el torero, que en 1994 se viste de luces dos tardes, una de ellas para confirmar en Madrid, el 10 de abril. Es padrino de la ceremonia el veterano Carlos Escolar, Frascuelo, que sería herido grave por el cuarto, quien le cede la muerte del toro Milagroso, número 272, castaño de pinta, de 527 kilos de peso y del hierro de Clairac. Completó el cartel Emilio Silvera y vistió Antonio de azul Cobalto y oro y su actuación fue dignísima, que como poco merecía la repetición, que no se produjo. En el recuerdo, su saludo al toro de la confirmación con unas verónicas artísticas en las que se notó ese toreo dinástico que lleva en sus venas. Lamentablemente solo actuó una tarde más ese año, cifra que se repitió en años siguientes hasta que su nombre desaparece de los carteles a mediados de los años noventa.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − cuatro =