HISTORIA DEL TORERO

ALFONSO CASADO CAMPOS

Publicado el 28 de junio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Barcelona el 11 de marzo de 1977. Toma la alternativa el 20 de julio de 2003 en Gerona, de manos de Domingo López Chaves y en presencia de Miguel Ángel. El toro de la ceremonia, de nombre Guajiro, pertenecía a la ganadería de Hilario Serrano, estaba marcado con el número 8, era cárdeno de capa y pesaba 548 kilos. Alfonso Casado cortó una oreja a cada toro de su lote. El 11 de septiembre de 2005 debuta en Barcelona y corta una oreja de un toro de Ramón Flores Sánchez y Hermanos. El último matador de toros en doctorarse en la desparecida plaza de toros de Girona, Alfonso Casado, pasó en la noche del viernes por la cena mensual de la Unión de Taurinos de Catalunya (UTYAC). Como ya es habitual, participó en un coloquio con los asistentes, moderado por el presidente de la entidad, Paco Píriz.Casado, de verbo fácil y ameno, hizo un repaso a su carrera, siempre corta en actuaciones, desde sus inicios hasta su último paseíllo en la Monumental en 2009. Tras sus inicios en las portátiles que se montaban en el cinturón barcelonés, se alzó como triunfador en uno de los certámenes que organizaban en Isla Fantasia (Vilassar de Dalt, Barcelona).En sus propias palabras se definió como “un torero honesto, nunca quise que se me recordara como un torero al que se le notara que apenas se ponía el traje de torear. ¿Valiente? Creo que a veces me equivoqué, por eso me cogían tanto los toros. Ante todo, ese es el concepto que me gustaría que quedara en los aficionados, el de un torero que respetó su profesión”.De la gravísima cornada sufrida en 1999 en Aguilar de la Frontera (Córdoba) en su etapa de novillero confesó no guardar el peor recuerdo de su trayectoria: “Son cosas que pasan. Cuando te ves con la pierna así, con la femoral y la safena partida, también ves que es el momento en el que te das cuenta si puedes ser o no torero. Y tiras hacia adelante”. De este trance su pierna quedó mermada, tras varias operaciones que nunca lograron recuperar los maltrechos músculos. De la buena actuación en 2008 ante una corrida de El Sierro en Barcelona en la que cortó una oreja, no considera que haya sido, a pesar del triunfo y el toreo mostrado, su mejor faena: “Me quedo con una actuación de novillero en Córdoba en la que comprendí muchas cosas, en la que pude comprender tantas frases que se dicen a un torero porque las pude poner en práctica”. Tampoco olvidó Casado a la gente que estuvo a su alrededor en varias etapas, como Santiago MejíasPepe Pinturas o Manuel Maldonado.

«Aquella tarde de 2009 sabía que era la última. Apenas me tenía en pie, me caía literalmente, sin fuerza en la pierna que me habían operado recientemente otra vez. Si me vería mermado que llegué a hacerme un seguro de vida para aquella corrida sin decírselo a nadie”. Tras aquella retirada en silencio, pasó por la Escuela Taurina de Catalunya para ejercer de profesor: “Una etapa corta y bonita que finalicé porque hubo cosas que no me gustaron. Entendí que me invitaban a salir y siempre he actuado así en mi vida. Pero disfruté pudiendo enseñar lo que sabía a los chavales que querían ser toreros”.Antes de la ovación con la que se finalizaba el coloquio, Alfonso Casado confesaba que volvería a empezar mil veces, “con el mismo resultado, con el tabaco que llevo en la pierna. Miro hacia atrás y ahora soy feliz”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × dos =