HISTORIA DEL TORERO

RICARDO SÁNCHEZ MIER

Publicado el 13 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros que nació en Aguascalientes (México) el 27 de septiembre de 1960. En la localidad de San José, del estado mexicano de Hidalgo, a primeros de abril de 1978 consiguió un prometedor triunfo. Se presentó en la México el 19 de agosto de 1979, con novillos de San Martín y Santoyo y Manuel Capetillo (hijo) y Félix Briones (hijo) de compañeros. La alternativa la tomó en su ciudad natal el 1 de mayo de 1982, de manos de Manolo Martínez, en presencia de Manolo Arruza, y con toros de Los Martínez. Interviene en la corrida organizada en Zacatecas con motivo del cincuentenario de la presentación de la ganadería de Torrecilla, celebrada el 13 de noviembre de 1982, en la que le conceden una oreja ante Eloy Cavazos y Curro Rivera. En la localidad de La Barca le otorgan tres apéndices auriculares el 12 de diciembre siguiente, de astados de la vacada de San Antonio Triana, en presencia de Antonio Lomelín y Alfonso Hernández, El Algabeño. Una oreja de cada uno de su enemigos, de la divisa de Peñuelas, se lleva el 1 de enero de 1983 en Jesús María; también las dos del toro que cerró plaza, del hierro de Salvador Santoyo, el inmediato día 16 en Rincón de Ramos; un nuevo trofeo de un ejemplar de la ganadería de Begoña el 27 de marzo en Acapulco, y las dos orejas y el rabo del sobrero que regaló el 8 de mayo en Aguascalientes, fueron algunos de los triunfos que alcanzó en aquella emporada de 1983. Estaba, por tanto, plenamente justificada su confirmación de alternativa en el Monumental coso México de la capital azteca, que tuvo lugar el 17 de julio de ese mismo año, y en la que Mariano Ramos y Antonio Sánchez Cáceres actuaron, respectivamente, de padrino y testigo del ceremonial.

Se corrió un encierro de la divisa de Manuel Labastida. El toro que le cedió su padrino se llamó Flamenco, y el novel doctor se lució con el astado que abrió plaza, en el que dio una vuelta al anillo pese a fallar con el acero y cortó una oreja del que cerró el festejo. Tan prometedor resultado dio pie para que volviera a la gran cazuela el posterior 1 de agosto, para alternar con César Pastor y César Rincón en la lidia de toros de Mariano Ramírez y vuelve a llevarse una oreja, idéntico balance que obtuvo el siguiente 29 de septiembre en el mismo coliseo, ahora de un astado del hierro de Xajay, de lo que pudieron dar fe Manuel Capetillo y Javier Bernardo. Estos repetidos éxitos capitalinos fueron suficientes para que le fuera entregado al fin de la temporada de 1983 el prestigioso trofeo Domecq al ser designado como triunfador de la misma. El 5 de febrero de 1984 testifica en la México la confirmación de alternativa de Luis Francisco Esplá, concedida por Manuel Ruiz, Arruza, con ganado de José Garfias, y no se marcha de vacío, sino con las dos orejas y el rabo de su segundo oponente. De nuevo en su natal Aguascalientes, el 3 de mayo de 1985, sale a toreas enfermo, por lo que ha de retirarse a la enfermería tras dar cuenta de su primer toro, cuando debería alternar con José María Dols, Manzanares, Miguel Espinosa, Armillita Chico, y Luis Fernando Sánchez en la lidia de cuatro reses de Torrecilla y otras cuatro de Barbachano. Vuelven las tardes provechosas, tanto el día 26 del mismo mes en Tuxpan, donde le entregan una oreja de un cornúpeta de la ganadería de Matancilla como el 14 de agosto de ese 1985 en San Martín de las Pirámides donde cosecha las dos orejas de un toro del hierro de Begoña. Finalizó. Con cuarenta y cuatro corridas de toros, número que disminuyó drásticamente en 1986, al no sumar nada más que veinticuatro. Volvió a subir el número de contratos en 1987, un total de treinta y dos, pero desde 1988 ha sido progresiva la pérdida de ellos. Doce y trece corridas toreó en 1989 y 1990, no se vistió de luces en 1991 y después no sobrepasa la cifra de seis ningún año. Cuatro en 1992, seis en 1993, tres en 1994 y dos hasta finales de agosto de 1995 es el palmarés de este espada mexicano, que comenzó con mucha fuerza, pero que, como otros, no pudo, mantenerse arriba.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 8 =