HISTORIA DEL TORERO

RAFAEL CAÑADA VIDAL

Publicado el 23 de junio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros y después banderillero. Nació el 9 de enero de 1979 en Biarritz (Francia). Toma la alternativa el 21 de julio de 2000 en Bayona (Francia). Actúa como padrino Finito de Córdoba y como testigo Manuel Caballero, contoros de Marqués de Domecq. El toro del doctorado, de nombre Turinés, estaba marcado con el número 60, era castaño albardado bragado meano de capa y pesaba 504 kilos. El toricantano, vestido de grana y oro, le cortó una oreja. Con muy pocos contratos en su haber, decide hacerse banderillero en 2004. Tras cuarenta y cuatro días en cama, el subalterno Rafael Cañada ha salido de nuevo a la calle. Lo ha hecho en silla de ruedas, por los jardines del Centro de Rehabilitación de Levante en el que permanece ingresado desde la lesión medular que le produjo un novillo en la novillada del pasado 11 de mayo en Valencia. Rafael Cañada era banderillero que tenía un gran provenir por delante, con todas las puertas abiertas y quien hace apenas dieciocho meses tuvo un grave percance en la plaza de toros de Valencia que le mantiene postrado en una silla de ruedas. Rafael, también matador de toros y junto a quien el torero Emilio de Justo dio sus primeros pasos en la profesión, continúa recuperándose. Y dando todo un ejemplo de hombría, de gallardía, de saber afrontar la adversidad con torería.  Dando testimonio de amor a la fiesta de los toros, a la que no le guarda ningún rencor. Y está preparando un libro en el que va a relatar toda su experiencia en los ruedos y lo que está viviendo ahora.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + 6 =