HISTORIA DEL TORERO

PEDRO SÁNCHEZ SÁNCHEZ

Publicado el 20 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Fuentesaúco (Zamora) el 11 de enero de 1951, que desde la niñez residió en Madrid y más concretamente en el barrio de Carabanchel. Durante la temporada de 1968 torea su primer festejo sin caballos en Leganés (Madrid) y el 22 de junio de 1969 sufre un percance en San Feliú de Guíxols (Gerona). Matador de toros nacido en Fuentesaúco (Zamora) el 11 de enero de 1951, que desde la niñez residió en Madrid y más concretamente en el barrio de Carabanchel. Durante la temporada de 1968 torea su primer festejo sin caballos en Leganés (Madrid) y el 22 de junio de 1969 sufre un percance en San Feliú de Guíxols (Gerona). Tras intervenir en una treintena de corridas picadas torea con los del castoreño a partir del siguiente año, en que hace el paseíllo en Fuengirola (Málaga) entre Antonio José Galán y Raúl Aranda. El 21 de febrero de 1971 agrada su labor ante sus semipaisanos cuando alterna en el Carabanchelero coliseo de Vistalegre con Pablo Alonso, Arruza, y Pedro López, El Cortijazo, en la lidia de un encierro del conde de Mayalde. El siguiente 18 de abril, en el mismo ruedo, es herido de gravedad al entrar a matar una res de los hermanos Ortega Estévez en presencia de sus compañeros de terna Martín Recio y César Morales. Tal año participó en once funciones. El 24 de junio de 1973 se presenta en la plaza de Las Ventas de Madrid, donde despacha discretamente ganado de Gabriel Hernández Pla, acompañado por Paco Núñez y Manuel Alonso, Herrerita. Nuevamente en su familiar Vistalegre corta una oreja de un astado de Salustiano Galache el 25 de mayo de 1975, pese a haber escuchado un aviso presidencial. Le acompañaron en la arena aquella tarde Tomás Morales y José Hernández, El Melenas. Es posible que tal resultado le animara a tomar la alternativa, lo que lleva a cabo en el mismo recinto el siguiente 28 de septiembre, apadrinado por Santiago López, con José Fuentes de testigo del protocolo. Se lidiaron toros de Salvador Guardiola y el novel doctor tuvo sus momentos de mayor inspiración con el cornúpeta que cerró plaza, en el que daría una vuelta al anillo. Y no tengo noticia de que volviera a vestirse de raso y oro este modesto espada Zamorano-madrileño.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − ocho =