HISTORIA DEL TORERO

PABLO ENRIQUE SANTAMARÍA VILLARREAL

Publicado el 24 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido el 23 de Septiembre de 1983, en Quito (Ecuador), que toreó su primera novillada con picadores en España en San Sebastián de los Reyes (Madrid), el 22 de marzo de 1981. Le acompañaron en el cartel aquella tarde Ángel Cuenca y Fernando Rivera, se corrió un encierro de la ganadería de Sánchez Rico y el ecuatoriano triunfa al cortar una oreja de cada uno de los astados de su lote. Una actuación contradictoria se apunta el siguiente 30 de mayo en la localidad, también madrileña de El Molar, pues, en presencia de Luis Miguel Villalpando, escucharía un aviso presidencial durante la lidia de su primer enemigo mientras le concederían las dos orejas de su segundo, ambos de la vacada de Peñajara.

Tras intervenir tal año en nuestros pagos en catorce novilladas toma la alternativa al final de la temporada, el 26 de septiembre, en Torrijos (Toledo) de manos de Gabriel de la Casa, con Tomás Rodríguez, Campuzano, de testigo del ceremonial. Los astados en tal oportunidad lucieron la  divisa de Carreros y el novel doctor se lleva un apéndice de cada uno de los toros que le correspondieron. No participa en más festejos mayores en España en el indicado año y, nuevamente en su país, triunfa en Quito el 4 de diciembre de 1982 al cortar las dos orejas de un ejemplar de la divisa de La Magdalena, único que estoqueó en tal coyuntura al suspenderse el festejo por lluvia. Durante las campañas de 1983 y 1984 participó en funciones celebradas en España, sumando siete contratos cada temporada. El 17 de septiembre de 1983 alterna en Lozoyuela (Madrid), con Miguel Espinosa, Armillita, y José Luis Palomar en la lidia de ganado del hierro de Valverde, triunfando rotundamente al conseguir el sustancioso botín de cuatro orejas y un rabo. Parejo éxito se anota el 18 de agosto de 1984 en Ortigosa del Monte (La Rioja) cuando alterna con Gabriel de la Casa en la lidia de cuatro cornúpetas de la vacada de La Laguna, en espectáculo abierto por el rejoneador Manuel Vidrié. En la primera corrida de la feria quiteña de 1985 brilla con los rehiletes en un cartel de espadas-banderilleros, que completan José Ortega Cano y Víctor Mendes, amén de llevarse una oreja de su primer oponente de la ganadería de Puchalitola.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =