HISTORIA DEL TORERO

OVER GELAIN FRESNEDA FÉLIX (Gitanillo de América)

Publicado el 22 de septiembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros colombiano, nacido en Bogotá el 18 de septiembre de 1964, aunque se le considera de Cúcuta, porque allí fue a vivir cuando tenía ocho años. Es hijo de torero cómico José Over Fresneda Franco, El Indio Veloz. Llegó a España como incipiente novillero bajo la protección del antiguo espada de alternativa Jerónimo Pimentel y aleccionado por el diestro Gabriel de la Casa. Sus primeros éxitos, en corridas sin picadores, lo alcanzó reiteradamente en el coso de Zaragoza, y ya en 1984 participa en funciones con plazas montadas –lo que llevó a cabo en treinta ocasiones–, abundando las tardes felices como la del 21 de abril en Santa Cruz (Ávila), donde le conceden cuatro orejas de astados de la ganadería de Dionisio Rodríguez en una corrida mixta en la que también tomaron parte Gabriel de la Casa y Freddy Villafuerte; o la del 6 de mayo en Colmenar de Oreja, de donde se lleva las dos orejas y el rabo de un ejemplar de la vacada de Salustiano Galache en presencia de Juan Rivera; o la del inmediato día 13 en Talamanca de Jarama, con cuatro orejas y un rabo en sus manos de reses de la divisa de Santiago Castillo, con Juan Buquerín de compañeros de cartel.

Continúa su racha de triunfos en esa campaña de 1984 con los logrados el 16 de junio en Navalmoral de la Mata, donde le entregan los máximos trofeos de cada uno de los novillos del hierro de La Laguna que le tocaron en suerte, lo que pudo testificar José Antonio Carretero, o el 9 de septiembre en Sotillo de la Adrada, cuando alternó con Antonio Ruiz, Soro II, y Juan Rivera en la lidia de un encierro de la vacada de Sotillo Gutiérrez, al obtener una cosecha de tres orejas y un rabo, o, finalmente, el 29 del mismo mes en Ayllón, con corte de una oreja más que en la anterior coyuntura, ahora de astados de Juan Peñafiel en presencia del mencionado Buquerín. El 19 de mayo de 1985 consigue las dos orejas y el rabo de un pupilo de la ganadería de Sánchez Arjona delante de André Viard y Miguel Cubero, Sánchez Cubero, y el 29 de junio, en Teruel. Le ofrecen tres orejas de reses de la divisa de Tomás Frías, en cartel completado por Raúl Galindo y el citado Sánchez Cubero.

En San Feliú de Guíxols, el 27 de julio, ante el espada Juan de los Reyes y el rejoneador Fernando Arranz, el botín logrado fue de tres orejas y un rabo de reses del hierro de Frías Hermanos. Cumplimentó veinticuatro ajustes en 1985 en ruedos y regresa a su patria, donde el 6 de octubre del mismo año tomaría la alternativa en el coso de Santamaría, de Bogotá, el cederle Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, en presencia de Juan Antonio Ruiz, Espartaco, la muerte del toro Cachorro, de la ganadería de Darío Restrepo, sin que su trabajo en tan señalada solemnidad pasase de discreto. Por el contrario, el 1 de diciembre del mismo año, en Cúcuta, le concederían tres orejas de ganado de Veracruz, ante su compañero Curro Vázquez y el caballista Dairo Chica.

En la localidad colombiana de San Martín alterna el 15 de febrero de 1986 con Jorge Herrera y Luis Reina, con bureles de Felipe Rocha en el redondel, para cortar dos orejas de su primer enemigo, mientras en su segundo le obligarían las cerradas ovaciones del público a recorrer por dos veces el anillo, al no concederle la presidencia la oreja solicitada. El mismo número de trofeos gana el día 23 del mismo mes en Sogamoso, cuando dio cuenta de astados de la divisa de Garzón Hermanos junto a José María Dolls, Manzanares, y César Rincón. De nuevo en España actúa en unión de Pedro Benjumea en una corrida celebrada en el Coliseo Insular, de Palma de Mallorca, y se lleva un apéndice de cada uno de los toros que le correspondieron, del hierro de Vega Teixeira, lo que asimismo contempló el caballero en plaza Antonio Correas. En 1987 torea ocho corridas en Colombia, ocupando el tercer puesto del escalafón; ese mismo año hace cuatro paseíllos en Venezuela y uno en México, en donde debuta, el 14 de octubre, toreando en Cancún con Antonio Urrutia y toros de don Fernando  Lomelí.

La temporada de 1988 encabeza, con treinta y dos corridas de toros, la clasificación de su país e interviene en doce corridas en tierra venezolanas. La siguiente de 1989, en su país, vuelve a auparse a la cabeza del escalafón, con nada menos que cincuenta y dos corridas de toros, a las que añade seis en Venezuela y una en México, país en el que no vuelve a torear hasta 1993, con otro festejo nada más. De nuevo el primero en su país, con treinta y siete corridas, en 1990, y seis en Venezuela. Treinta y tres paseíllos hizo en 1991 en Colombia y diecisiete en Venezuela. Baja el número de contratos a catorce en 1992, año que tampoco torea mucho en Venezuela, con dos festejos solamente en su haber cuando termina el año. Treinta en su país en 1993 y seis en tierras venezolanas es el balance de esa temporada. La de 1994 es una campaña que salda con diecinueve corridas en los cosos colombianos y seis en los venezolanos. Es sin duda uno de los espadas de alternativa que más torea en los cosos hispanoamericanos por esos años, aunque a finales de los 90 sus números se estabilizan en las cinco o seis corridas al año, en ruedos americanos. En 2005 no se viste de luces, pero sí en 2006, pues hace dos veces el paseíllo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 2 =