HISTORIA DEL TORERO

MIGUEL ÁNGEL MARTÍN LORENZO (Miguel Martín)

Publicado el 17 de abril de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros que nació en Madrid, el 19 de septiembre de 1972, pero reside normalmente en el toledano pueblo de Cardiel  de los Montes. Influenciado por el matador de toros Carlos Barroso empieza a introducirse en el mundo taurino y a los doce años ingresa en la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda, de Madrid, en la que permanece cinco años. Cortó una oreja de un ejemplar de la vacada de Cabrero en un festejo sin picadores celebrado el 15 de junio de 1987 en El Tiemblo. Por vez primera se viste de luces en Almorox, el 20 de agosto de 1987, con reses de los señores Hermanos Juárez y Juan Carlos Saavedra y El Almendralejo de compañeros. Intervino en dicha temporada en un total de dieciocho corridas. Con picadores se presentó en Collado-Villalba, el 22 de julio de 1990, con Miguel Rodríguez, y novillos, en número de cuatro, de los señores González Rodríguez Hermanos, obteniendo un importante éxito al cortar dos orejas al de su presentación y una al cuarto de la tarde. Fue intensa su primera campaña con los del castoreño. Tras una serie de novilladas por los alrededores de Madrid y provincias próximas, participa, ya en septiembre, en la seria feria de novilladas de Villa del Prado, presentándose en Madrid el 28 de septiembre, con Gitanillo Vega y Paquillo, que también debutaban en Las Ventas, y novillos, el primero de don Manuel Martín-Peñato, llamado Centello, número 29, negro, listón y chorreado, y el segundo con la divisa de doña Caridad Cobaleda Galache, al que cortó una oreja. Fue en la segunda corrida de la feria de Otoño y de sorprendente puede calificarse su actuación en un novillero tan nuevo. Entusiasmó al público, y es que la escuela, a pesar de sus detractores, está haciendo toreros. Se le vio decidido, demostró una indudable calidad, se le notó con enorme afición y con un deseo encomiable de hacer las cosas con pureza.

Una de las orejas más merecidas de la temporada y una de las presentaciones más dignas de las que he presenciado. Vistió de verde y oro. No se escondió y después de presentarse en Valencia, el 6 de octubre, de nuevo hace el paseíllo en Madrid, el 7 de octubre. Con menos suerte, pero de nuevo entregado y decidido. Ha participado en un total de once novilladas en este primer año de novillero con picadores. Mucho torea en 1991, un total de veintiocho novilladas, una de ellas en Francia, y con tres salidas al ruedo venteño, sin que pueda reverdecer el triunfo del año anterior. En Francia se presentó, el 15 de agosto, en Roquefort, con Javier Vázquez y Paquiro y novillos de doña Caridad Cobaleda Galache, y hay que anotar en su haber la segunda participación en la feria de Villa del Prado. Veintiuna corridas de novillos torea en 1992, pero este año no pisa el albero madrileño, ni lo hace en plazas importantes, destacando, como en años anteriores, su paso por Villa del Prado y este las novilladas de Cenicientos y Cadalso de los Vidrios También es amplia en número de contratos la campaña de 1993, con veintitrés novilladas, pero solo Madrid, por lo que representa, y Villa del Prado, por la seriedad del novillo, son singularidades en una temporada muy parecida a la anterior. Vuelve a participar en un elevado número de festejos en 1994, un total de veintitrés, sin que sus paseíllos sean en localidades de interés taurino preferente, pero fiel a la tradición no faltó a la cita con Villa del Prado, de donde sale en hombros, y añade a sus actuaciones la de Arganda del Rey, otra importante feria de novilladas. En 1995 se despide de novillero, el 19 de marzo, en Aranjuez, con Paco Cervantes y Óscar González de compañeros y reses de Valdeolivas, de las que mató tres, ya que regaló un sobrero, con el resultado de oreja, vuelta y oreja, que le permitió salir en hombros. Algunos días más tarde, el 9 de abril en Toledo, vestido de blanco y oro, Manuel Díaz, El Cordobés, le concede la alternativa, en presencia de Pedrito de Portugal. Su padrino le cedió la muerte del toro Altozano, sardo gargantillo, número 30, de 460 kilos, de la divisa de don Sancho Dávila. Envió al burel al destazadero sin las orejas. Completó el triunfo con una oreja del sexto, esta vez con la divisa de don Pablo Benigno Vázquez. Anoto en su haber ocho corridas este primer año de espada de Alternativa, incluida la del 20 de agosto en Madrid, tarde en la que confirmó su doctorado. Frascuelo fue padrino de la ceremonia, que presenció Juan Antonio Esplá. Vistió Miguel de blanco y oro y se enfrentó en primer lugar a un toro llamado Bonil, herrado con el número 38, negro de pinta, de 529 kilos de peso y que lució la divisa de Valverde. Se le aplaudió en este y en el que cerró el festejo, Delgadito se llamó, cortó una merecida oreja.

Más tarde, los festejos que torea cada campaña son reducidos. El 5 de septiembre de 1999, año en el que sumó media docena de contratos, toreó en Las Ventas, donde dio una vuelta al ruedo a la muerte de su segundo oponente. Al año siguiente hace el paseíllo en doce ocasiones. La más importante de ellas volvió a tener lugar en Las ventas, el 12 de octubre, ya que logró cortar las dos orejas del primer toro de su lote, que pertenecía al hierro de Juan Antonio Romao. Tal triunfo hace que al año siguiente vuelva a verse anunciado en el coso madrileño, donde no tiene suerte la tarde del 6 de mayo, y en Barcelona el 17 de agosto, logrando dar una vuelta al ruedo en el coso catalán. De nuevo es requerido por la empresa del coso madrileño en la temporada 2002, que le anuncia el día 4 de agosto con una corrida de Hernández Pla, con la que solo pudo saludar una ovación. Esa campaña la finaliza con cuatro contratos en su haber, haciendo el paseíllo cada vez en menos número de festejos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − seis =