HISTORIA DEL TORERO

MIGUEL ABELLÁN HERNANDO

Publicado el 21 de abril de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros. Hijo de Miguel Abellán Brines, El Meletilla de Oro. Nacido en Madrid el 24 de septiembre de 1978, donde muy temprano vive el ambiente taurino en casa. Alumno destacado de la Escuela de Tauromaquia de Madrid, es en los festejos organizados por esta institución cuando los aficionados comienzan a vislumbrar posibilidades en él. El 5 de agosto de 1995 se presenta ante el público en Palma de Mallorca, con gran éxito, y el 2 de febrero de 1997 debuta con caballo en Vinaroz (Castellón), alternando con Francisco Barroso y Alberto Ramírez en la lidia de reses de Guadalest y pronto se coloca en los primeros puestos de la novillería. Tanto esa temporada como la siguiente logra importantes triunfos en plazas de relevancia, como Castellón, Granada, Sevilla y, especialmente, Madrid, pues en la Feria de San Isidro de 1998 corta tres orejas en una tarde épica, con novillos de El Torreón. Llega a la alternativa en un momento óptimo y el 24 de junio de 1998 la recibe en Alicante de manos de José María Manzanares, con Enrique Ponce como testigo. El toro, de Alcurrucén, se llamaba Guitarra y saldó la tarde con una oreja. Entra en los carteles de las grandes ferias y los éxitos se suceden en esa temporada. Confirma su alternativa en México el 8 de noviembre de 1998, con toros de Teófilo Gómez, Tequilero, y con Federico Pizarro y Fernando Ochoa en el cartel. La confirmación en España llegará al año siguiente, en pleno San Isidro. Se produce el 20 de mayo y comparte cartel con Enrique Ponce y Vicente Barrera, en la lidia de astados de Samuel Flores. El toro de su confirmación se llamaba Plumito y, como el resto de la corrida, no permitió el lucimiento. Tampoco consigue lucir en las otrs dos tardes que torea ese año en Madrid, plaza a la que nunca ha dado la espalda y que bien sabe de su pundonor, arrojo y valentía, pues no en vano ha derramado sangre sobre su ruedo en más de una ocasión. Esa temporada de 1999 la concluye con 70 corridas en su haber. El año 2000 es muy especial para la carrera del joven espada. Triunfador en ferias de importancia, destaca sobre todo la tarde del 2 de junio, cuando abre la puerta grande de Las Ventas y se erige en triunfador de San Isidro. Vuelve a torear un buen número de festejos, en las ferias más importantes (hasta cinco tarde torea en Las Ventas) y viaja a América para participar en los ciclos más prestigiosos. Su nombre sigue figurando en los carteles de las ferias españolas, francesas y americanas en los siguientes años, en los que sufre duramente varios percances que parecen no hacer mella en su ánimo. Vuelve a dejar su sangre en el ruedo de Las ventas, en tarde épica, el 1 de junio de 2001, cuando triunfa ante toros de Adolfo Martín. Ese año rebasa la cifra de 60 corridas. En los siguientes años, incluida la temporada de 2006, se sitúa con regularidad toreando la cincuentena de festejos, siempre en plazas y ferias importantes y continuando su relación idílica con Las Ventas, donde torea cada año dos, tres y hasta cuatro veces, como ocurrió en 2004. Mantiene su cartel, también en América, en el momento de redactar estas líneas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × dos =