HISTORIA DEL TORERO

JOSÉ HUERTA RIVERA (Joselito Huerta)

Publicado el 1 de marzo de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros mexicano, nacido en Tétela de Ocampo (Puebla) el 24 de enero de 1934. En su juventud ayudó a su padre en las labores del campo, y se trasladó a la edad a la edad de quince años a México. Allí tuvo ocasión de  presenciar alguna corrida, se aficionó a  los toros y decidió seguir la profesión taurina. Conoce al matador de toros Heriberto García y con el hijo de este de igual nombre, inicia su carrera en el año 1951. El 18 de noviembre del citado año mata su primer becerro, de la ganadería de Almeya, en la plaza de Iguala (Guerrero). Su primer traje de luces lo viste el 9 de noviembre de 1952 en Acapulco, donde lidia reses también de Almeya en unión de Luis Ortiz. En su tercera novillada, que torea en la plaza de Cuernavaca, sufre el bautismo de sangre: una res de la vacada de Jalpa le infirió una grave cornada que le interesó el recto. Durante el año 1953 realiza una brillante temporada por los estados, y actúa en veinte festejos con las principales figuras de la novillería. El 16 de mayo de 1954 se presenta en la capital, alternando con Durán y Jesús Salcedo en la lidia de novillos de Juan Aguirre. Toreó mucho y con éxito en su patria durante aquella temporada. Vino a España a principios de 1955. El día 2 de mayo hace su presentación en la plaza de Jerez de la Frontera y alcanza un éxito. Sus actuaciones por las plaza españolas son brillantes, especialmente en algunas tan importantes como Madrid –donde se presenta el día 24 de julio—Sevilla, Valladolid, etc. Toma parte en  37 novilladas y el 29 de septiembre le concede el doctorado, en Sevilla, Antonio Mejías, Bienvenida. Se lidiaron reses de don Felipe Bartolomé y el de la ceremonia se llamaba Servilleta. Completó la terna Antonio Vázquez.

A finales de aquel año torea en Perú y Venezuela, y se presenta en la capital de su país el 25 de diciembre, en ceremonia de confirmación de alternativa, alternando con Antonio Velázquez y César Girón en la lidia de una corrida de La Punta. El toro de la confirmación se llamaba Limonero y Joselito ganó la oreja. El éxito le acompaña en sus actuaciones durante la temporada invernal mexicana, al final de la cual viene a España, y torea un total de 39 corridas, entre ellas cuatro en la feria de Sevilla. El día 9 de septiembre resultó gravemente herido en la plaza de Jerez, y al reaparecer el día 22, en la plaza de Logroño, obtuvo un señalado triunfo. A finales del año marcha a su país, y actúa en tres corridas de la feria guadalupana y en 15 festejos más por los estados. De nuevo viene a España el año 1957, cuando actúa con éxito en las corridas de la feria de  Sevilla. Su campaña arroja un total de 20 corridas, que hubieran podido ser más de no haber sufrido dos graves percances: uno en Madrid, el día 15 de mayo, ocasionado por un toro de Pablo Romero, y otro en Córdoba. La ruptura del acuerdo taurino con México pone un momentáneo punto final a las actuaciones de Joselito Huerta en nuestra patria. En México sigue actuando con un puesto destacado. El 15 de marzo de 1959, tras cortar en la plaza México, de la capital, las dos orejas de su primer enemigo, del hierro de Coaxamalucán, es cogido por su segundo, en presencia de Lorenzo Garza y Manuel Capetillo, que le infiere una cornada grave en el muslo izquierdo. Continúa en su país y logra muy repetidos triunfos –siempre fue considerado diestro de primera fila—que culminan en el logrado el 5 de abril de 1964, en el Distrito Federal, al serle concedido el  importante trofeo de La Rosa Guadalupana, después de cortar una oreja al toro Rosarito, de la vacada del Tequisquiapán, e competencia con Alfonso Ramírez, Calesero, Antonio del Olivar, Joaquín Bernadó, Emilio Rodríguez y Jaime Rangel. Poco después viene nuevamente a España –ya lo hizo en las campaña de 1955 y 1956—y toma parte en 29 funciones, y resulta herido de gravedad en la región perineal el 22 de agosto en Bilbao, por un astado de Joaquín Buendía.

Durante 1965 vuelve a torear en España, y sería la última vez que lo hiciera en nuestros ruedos, un total de 19 corridas, siempre en plazas y ferias de primera categoría, como Madrid, Sevilla, Pamplona, Bilbao, Málaga y Barcelona. Continuó su carrera taurina en su país, con excursiones a ruedos sudamericanos, sin que las numerosas e importantes heridas recibidas hicieran aminorar el sereno valor demostrado en todo momento. El 5 de marzo de 1966, en la Guadalajara ultramarina, recibió una cornada grave, de un toro de la ganadería de Torrecilla al que cortó las dos orejas y el rabo, situada en la ingre izquierda. La misma proeza de desorejar al toro que le cogió la repite el 29 de enero de 1967 en  Monterrey. En esta ocasión el autor de la grave lesión fue astado de La Punta y sus compañeros de cartel aquella tarde fueron Francisco Pallarés y Manuel Martínez. El percance de mayor gravedad de su dilatada carrera taurina lo sufrió en la capitalina plaza El Toreo, el 30 de noviembre de 1968, al propinarle el toro Pablito, del hierro de Reyes Huerta, una cornada en el vientre, de la que tuvo que ser operado posteriormente, el 19 de diciembre, en el Sanatorio Las Américas, para realizarle una resección de 30 centímetros del intestino delgado. La convalecencia de tal lesión fue muy lenta, por lo que estuvo más de un año sin poder vestirse de luces.

Otro percance de auténtica gravedad sufrió el 20 de diciembre de 1970, en el coso de Aguascalientes, al ser herido por una res de la vacada de Santa Rosa de Lima en el muslo izquierdo, en presencia de Jesús Solórzano y Curro Rivera, de la que igualmente hubo de ser nuevamente intervenido, el siguiente día 26, en el Sanatorio Español, de la capital azteca, al haberse producido una peligrosa infección en una de las tres trayectorias producidas por el cuerno del toro. Continúan los éxitos y también el derramamiento de sangre. El 24 de febrero d 1971 en la plaza México, ganó el Estoque de Oro en disputa con Manuel Martínez, Francisco Rivera, Paquirri, Antonio Lomelín, Curro Rivera y Arturo Ruiz Loredo ante un encierro de Mimihuapán. En el coso de Tlaxcala sufre un desmayo en el transcurso de una corrida celebrada el 7 de noviembre de 1971, después de haber dado la alternativa a Manuel Rangel. Hospitalizado en el antes citado Sanatorio Español de la capital mexicana, se le diagnostica un aneurisma en la carótida izquierda, de pronóstico muy grave. Se traslada al enfermo a Zúrich (Suiza), y es operado felizmente por los doctores Krayenbühl y Yazargil el siguiente día 15. Pasa parte de su convalecencia en Madrid y en enero de 1972, nuevamente en su país natal, estoqueó un par de vaquillas, en plan de entrenamiento, en Atizapán de Zaragoza.

La reaparición la llevó a término el 13 de febrero de 1972 en la plaza Monumental de México, donde alternó muy lucidamente – cortó una oreja a su primer toro—con Alfredo Leal y Antonio Lomelín en la lidia de astados de José Julián Llaguno. El cariño que supo granjearse entre la afición mexicana quedó demostrado en aquella oportunidad al ser obligado a dar una triunfal vuelta al ruedo tras realizar el paseíllo, es decir. Antes de comenzar su actuación. Poco más se prolonga su quehacer torero. El 28 de enero de 1973 se retiró del toreo en el mencionado ruedo de la capital, con Manuel Martínez y José María Dols, Manzanares, de compañeros de cartel. La apoteosis final se produjo en su segundo toro, de la divisa del mencionado José Julián Llaguno, del que le concedieron las dos orejas y el rabo, además de tener que dar tres vueltas al ruedo entre ovaciones sin fin y el sonar de las notas de Las golondrinas. El simbólico acto del corte de coleta fue realizado por los dos hijos menores de este Joselito Huerta, torero valiente y artista de la mejor ley, cuyo nombre ha pasado ya a la historia general del toreo en lugar destacado. Todavía a sus sesenta años de edad perduraba en este León de Tetela la pasión que fue capaz de transmitir a los tendidos. El 19 de septiembre de 1994, en la placita La Guadalupana de Pachuquilla, en el estado de Hidalgo, hizo temblar al tendido en un festival, mano a mano con su rival de hacía cuarenta años, Amado Ramírez. Falleció en México, D.F., el 11 de julio de 2001.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − seis =