HISTORIA DEL TORERO

JESÚS ZÁRATE

Publicado el 14 de abril de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros y posteriormente banderillero. Nació este espada en la localidad sevillana de Utrera, el 3 de diciembre de 1966, en el seno de una familia en la que el progenitor, antiguo novillero, era propietario de una pequeña plaza de toros. Naturalmente este debió ser el embrión de su decisión de hacerse matador de toros. También añado que intervino por vez primera en una novillada con picadores en el festejo del 6 de septiembre que se reseñó en la página mencionada. Termino le referencia a la temporada de 1987, última a la que allí se alude, con el dato del número de novilladas con picadores, catorce, en las que intervino a pesar de su grandísimo percance en El Tiemblo. Reapareció, después de aquel, el 14 de noviembre, en su villa de nacimiento, para dar por finalizada esta temporada. abía intervenido en esa campaña por vez primera en una novillada en suelo francés. Fue el 9 de agosto, en la localidad de Ceret, alternando con Angel Lería y Bernard Carbuccia, en la lidia de reses de Lucien Tardieu. La temporada de 1988 es muy importante en su carrera, ya que, dentro de las veintidós novilladas en las que interviene, están sus presentaciones en Sevilla y Madrid, y además es el año de su alternativa. En la ciudad del Guadalquivir alterna como novillero, por primera vez, el 7 de agosto, con Pedro Pérez, Chicote, y José Manuel Fernández, Alcalareño, para dar cuenta de un encierro de la divisa de Soto de la Fuente. También, como he dicho, el 28 de agosto hace por primera vez el paseíllo en Las Ventas, de Madrid, en calidad de novillero con picadores. Viste el utrerano un terno azul marino y oro y le acompañan Luis Milla y Rodolfo Pascual, que también pisaban por primera vez el albero madrileño, al menos en esa categoría Profesional.

Por percance de Rodolfo Pascual, que no mató ningún novillo, el festejo se convirtió en un mano a mano. El primer novillo que estoqueó en Madrid este sevillano se llamó Cortejero, estaba herrado con el número 82, su pinta era jabonera y perteneció como sus compañeros, al hierro de don Julio A. de la Puerta y Castro. No obtuvo el éxito que él deseaba, pero nos pareció que resolvió con dignidad y soltura la siempre difícil tarea de torear en Madrid. Es su última novillada, ya que el 9 de septiembre, en Utrera, le hacen matador de toros. Es padrino de la ceremonia José Antonio Campuzano, quien le cede, en presencia de su paisano Curro Durán, la muerte del primer toro que ha saltado a la arena, Zalamero de nombre, marcado con el número 89 y perteneciente al hierro de don Luis Albarrán González, al que corta las dos orejas. En último lugar lidió un ejemplar de don Gabriel Rojas Fernández, único de este hierro que se lidió. Con otra corrida más, en Madridejos, el 15 de septiembre, se cierra su temporada en la que figura en el escalafón superior. No se viste de luces en las temporadas de 1989, 1990, 1991 y 1992, reapareciendo en 1993 para torear en Los Palacios (Sevilla), el 7 de agosto, en la única corrida que le tengo anotada ese año. Ante la escasez de contratos decide hacerse banderillero y como tal hace su primer paseíllo en Villanueva de Marsan (Francia), el 7 de agosto de 1994, en la cuadrilla de Jeselu de la Macarena. Ha toreado desde entonces suelto, con Antonio Manuel Punta, Curro Durán y Juan Mora, entre otros.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + ocho =