HISTORIA DEL TORERO

Gil Tovar Bonafont

Publicado el 23 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Torero catalán, de mucha capacidad y gran intuición, con sobradas aptitudes aptitudes para desenvolverse en más elevada esfera que la que alcanzó, y, sin embargo… ¡Son Tantos los factores y tantas las oportunidades que a veces juegan en la formación de un torero! En la no intervención de los primeros, cuando son favorables, y en no aprovechar las segundas consiste a menudo el malogro de unas disposiciones excelentísimas, y algo de las dos cosas ocurrió con Gil Tovar.

Nació éste en Barcelona el 4 de febrero de 1908, dio los primeros pasos de su carrera en la región catalana e hizo su <<debut>> de novillero en Madrid el 9 de agosto de 1925, matando reses de Gabriel González con Torquito III y Trinitario. No realizó como tal matador de novillos las campañas que había derecho a esperar de él, hasta el año 1930, en cuya temporada dio la medida de su arte, y sumó tantos éxitos, que toreando el 14 de septiembre en Barcelona con Antonio Márquez y Marcial Lalanda recibió la alternativa de manos del primero, mediante cesión del toro Zuritano, de don Argimiro Pérez.
Al año siguiente no tomó parte más que en seis corridas, una de ellas la de la confirmación de su alternativa, en Madrid, acto que realizó Fortuna, acompañado de Palmeño, con toros de Conradi, el día 12 de octubre.
Muy inteligente, buen artista con la capa y la muleta y gran banderillero, en la espada recayeron todas sus culpas. Terminó por renunciar a ser matador para ingresar en la cuadrilla de Antonio Márquez; después de la guerra de 1936-39 actuó nuevamente como novillero, aunque por poco tiempo, y persuadido de que ya habían pasado para él las oportunidades, abandonó la profesión.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − cinco =