HISTORIA DEL TORERO

GERMAN URUEÑA RODRIGUEZ

Publicado el 16 de abril de 2022
Abel Murillo Adame logo

Nació en Bogotá (Colombia) el 16 de septiembre de 1947. Hizo su aprendizaje en su país natal, y al venir a España se presentó en Madrid como novillero el 18 de julio de 1970, con Marcelino y Adolfo Rojas de Compañeros, en la lidia de reses de Cortijolivo. En 1970 toreó 30 novilladas, en su mayoría triunfales, y en 1971, después de hacerlo en 26, se doctoró el día 26 de septiembre, en Logroño, al recibir los trastos de mano de Diego Puerta, con Paco Camino de testigo y toros de Buendía. A continuación marchó a su país y en 1972 apenas ha tenido circulación. El matador colombiano que lideró el escalafón novilleril en 1971Hace 50 años, el 21 de septiembre de 1971, Germán Urueña alcanzó el sueño de convertirse en matador de toros en Logroño, España y aunque pudo continuar su carrera en Europa, un buen día decidió venir a México a probar suerte, sin pensar que se quedaría a radicar desde entonces.

Y a todo esto, ¿cómo pasara su aniversario de alternativa? «Simple. Aquí con los amigos, muy normalito», afirmó con su característica sencillez. Pues enhorabuena, torero. Y un abrazo.
«¿Ha visto usted un colombiano más mexicano?”. «¡Viva Germán!», «¡Viva Urueña!», dice con singular alegría, recordando la noche del grito mexicano. Así, en este tenor de camaradería luego de no vernos hacía tiempo, el maestro colombiano poco a poco recuerda sus momentos de infancia y cómo es que empezó a ser torero. «De niño, mis padres y mis cuatro hermanos, de los cuales solo quedamos tres, vivíamos en una finca en Armero Tolima, pero vino la violencia muy fuerte que hasta nos tenían amenazados de muerte y nos tocó huir a Bogotá, con una mano atrás y otra al frente. Con mi mamá frecuentábamos ir a las fiestas de Venadillo, donde soltaban toros criollos y desde ahí me pareció muy interesante este mundo de los toros», señaló. Ya instalados en Bogotá, estudiando la Primaria le tocó como compañero de salón Julio César Cáceres, sobrino del que fue figura del toreo Pepe Cáceres y quien ya desde niño comenzaba a entrenar.«Julio César ya entrenaba y toreaba y me pegué con él y al lado suyo me creció más la afición. Debuté en el año de 1965 en Bogotá, en una novillada de seis toreros y toreé 13 novilladas seguidas, pero ya ha pasado mucha agua bajo el puente y ya no recuerdo la fecha», aclaró.  «Un día recibí correspondencia de España, era Antonio García Maravillas, aquel que fue figura del toreo. Me decía en su carta que había estado en Colombia, con Pedrín Benjumea, y por lo visto le gustó bastante y me escribía preguntándome si quería que él me apoderara. ¡Y para luego es tarde, al año siguiente 1966 ya estaba yo en Madrid!», agregó. Y a todo esto, ¿cómo pasara su aniversario de alternativa? «Simple. Aquí con los amigos, muy normalito», afirmó con su característica sencillez. Pues enhorabuena, torero. Y un abrazo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once + 12 =