HISTORIA DEL TORERO

FRANCISCO JOSÉ RUIZ ROMÁN (Espartaco Chico)

Publicado el 22 de diciembre de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido el 4 de julio de 1966, hijo y hermano de toreros, que prosiguiendo el ejemplo familiar desde muy joven vistió el traje de luces. Por primera vez lo hizo en una becerrada celebrada en junio  de 1982, en la localidad extremeña de Fuentes de León, donde junto al también novel Rafael Camino se enfrentó a becerros de la vacada de Francisco Matador de toros, nacido el 4 de julio de 1966, hijo y hermano de toreros, Rubio. Como el resultado de la prueba fue positivo continuó toreando y lo hizo el 22 de abril de 1984, en Sanlúcar de Barrameda en una novillada de promoción en la que le concedieron una oreja de la res que le correspondió cuando competía con Manuel Taza, Curro Romero, Manuel Díaz, Manolo, y Pedro González, Copano.  Las facilidades que le proporcionaba el hecho de que su hermano mayor anduviera encaramado a los primeros puestos del escalafón -facilidades que pronto se convertirían en un molesto obstáculo, habida cuenta de la inevitable comparación que los aficionados empezaron a establecer entre el toreo de uno y otro- le permitieron enfundarse su primera taleguilla un día del mes de junio de 1982, en la pequeña localidad pacense de Fuentes de León, donde alternó con el joven novillero Rafael Camino Sanz para enfrentarse con un encierro perteneciente a la vacada de don Francisco Rubio.

Tras varios años curtiéndose en cosos de similar dureza -donde o se aprende el oficio, o se aprende que uno jamás llegará a aprenderlo-, el día 6 de junio de 1985, en la plaza de toros de Huelva, hizo su debut en una novillada picada, acompañado en los carteles por el novillero Miguel Conde y el susodicho Rafael Camino Sanz. Ante la creciente adversión que el toreo de su hermano -cada vez más basto y ventajista- iba encontrando en la plaza de toros de Madrid, Francisco José Ruiz Román optó por tomar la alternativa sin haberse presentado en la plaza Monumental de Las Ventas en calidad de novillero, circunstancia que dice muy poco en favor de quien pretende ser aclamado como matador de toros. Pero, en cualquier caso, la seguridad de hallarse bien respaldado por la fama del hermano y los contactos del padre le animaron a doctorarse en el circo onubense el día 3 de agosto de 1989, fecha en la que el propio Juan Antonio Ruiz Román(«Espartaco»), bajo la atenta mirada del coletudo madrileño Miguel Báez Spínola («Litri»), que hacía las veces de testigo, le facultó para que trasteara y diera muerte a estoque al toro Montano, perteneciente al hierro de don Juan Pedro Domecq, que salió sin orejas camino del desolladero.

Éste fue uno de los pocos triunfos alcanzados en su breve carrera por «Espartaco Chico», quien todavía dejó pasar casi cuatro años hasta decidirse a pisar por vez primera la arena madrileña. Vino, a la sazón, apadrinado también por su hermano mayor, y acompañado asimismo por «Litri» en calidad de testigo, y confirmó su pertenencia al escalafón superior dando lidia y muerte a estoque a un burel criado en las dehesas de Los Bayones, que atendía a la voz de Cardinoso. Desde el punto de vista artístico, la ceremonia pasó sin pena ni gloria, por lo que poco después Francisco José Ruiz Román anunció su abandono del ejercicio activo del toreo.

FUENTE: Texto Estraido de Portada » MCNBiografias.com

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =