HISTORIA DEL TORERO

EDUARDO MORENO AROCENA (Lalo)

Publicado el 19 de junio de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Pamplona el 12 de julio de 1959, sobrino del ganadero César Moreno, que comenzó a desahogar su afición al toreo en tentaderos y fiestas camperas. Durante el año 1981 se estuvo preparando para presentarse como torero profesional. Tales ensayos los llevaba a cabo preferentemente con reses de la ganadería navarra de su tío César Moreno Erro. Participa en los encierros matinales de los sanfermines pamplonicas de 1982 y, en uno de ellos, es herido de cierta consideración. El 18 de agosto del mismo año se viste de luces para actuar en Deva, en unión de Luis Cortés, Bombita, con astados de la divisa de Arturo Gallego. En el transcurso de la temporada de 1983 toma parte en festejos de signo económicos en su región como en Corella, Sangüesa, Fitero o Burlada. El 22 de julio de 1984, precisamente en Sangüesa, corta las dos orejas a una res de la vacada de Benito Ramajo, en presencia de su compañero de cartel José Pizarro, por lo que repite el siguiente 16 de septiembre, y por cogida de su colega Juan Carlos Vera ha de dar muerte a los cuatro bureles corridos, lo que llevó a cabo con más pena que gloria. El 6 de julio de 1985 alterna en la novillada de sanfermines de Pamplona con Rafael Camino y Rafael Gago en la lidia de un encierro de la ganadería de Joaquín Barral, y fue ovacionada su labor. Antes de retirarse de los ruedos en plan profesional –en realidad se le puede considerar como un destacado aficionado práctico más que un auténtico profesional de nuestra fiesta—desea recibir la alternativa de matador de toros y, en efecto, consigue su proyecto el 17 de agosto de 1987, en la tercera corrida de la feria de Tafalla, con Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, y Pepín Jiménez como padrino y testigo, respectivamente, de la ceremonia. Se lidió un encierro de la divisa de Antonio Pérez Angoso y el nuevo y fugar doctor en tauromaquia cortó las dos orejas del astado Ebreko que abrió plaza. Tras dar muerte al que la cerró se cortó la coleta, ya cumplido su deseo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − diez =