HISTORIA DEL TORERO

EDUARDO LICEAGA VELÁZQUEZ (Lalo Liceaga)

Publicado el 18 de febrero de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros mexicano, hijo de Anselmo, nació en el Distrito Federal, el 29 de noviembre de 1954. Vistió su primer terno torero el 12 de noviembre de 1972, en Acapulco, para dar muerte lucidamente –cortó las dos orejas—a una res de la vacada de Milpillas ante David Alejandro, Raúl de Córdoba y Alfredo Gómez, Brillantito. Hizo su primer paseíllo en la Monumental Plaza México el 11 de agosto de 1974, alternando con Carlos Serrano, El Voluntario, y Guillermo Montero, para lidiar un lote de Vallumbroso. El 1 de diciembre de 1974 actuó mano a mano con Guillermo Montero en la plaza México de aquella capital, con cuatro ovillos de Gamero y dos de Santoyo, sin que la fortuna lo acompañara en tal compromiso. También que tomó la alternativa en Aguascalientes, el 24 de abril de 1975, de manos de Mariano Ramos y en presencia de Humberto Moro (Hijo), con toros de Tequisquiapán. Durante la siguiente temporada tomó una alternativa en uno de los estados de la república, la que le fue confirmada en el citado coso Monumental la tarde del 25 de enero de 1976 al cederle Manuel Capetillo, con Curro Rivera como testigo del protocolo, la muerte del toro EL Canti, negro zaino, número 83, con 448 kilos de peso en vivo, de la ganadería de Cerro Viejo, que había sustituido a uno de Zotoluca indebidamente devuelto al corral. Su labor con el capote y muleta fue acertada, pero el empleo del acero deslució totalmente sus faenas e incluso tuvo que escuchar los tres avisos reglamentarios en la res que cerró plaza. Viajó a España durante la temporada de 1983, pero tan solo intervino aquí en una corrida, la celebrada en Figueras (Gerona) el 16 de agosto, donde se anotó una desigual labor con astados de la vacada de María del Carmen García Cobaleda, en presencia del rejoneador Manuel Vidrié y del espada Lucien Tian Orlewoki, Chinito. Un completo triunfo logra el 8 de mayo de 1983 en Tecámac, al cortar un total de tres orejas de ganado de Manuel Labastida, cuando alternó con Gallito y Angelillo. En la localidad azteca de Acapulco compite el día de Año Nuevo de la siguiente temporada con Javier Bernardo en la muerte de cuatro toros de la divisa de Los Morales, con el positivo resultado de pasear en triunfo una oreja de cada una de las reses de su lote. Esta temporada solo toreó tres veces. En 1985 torea igual número. No torea en 1986, pero en 1987 suma un total de cinco tardes, reduciéndose a una las apariciones de este diestro en los ruedos mexicanos en 1988. En 1989 aparece por última vez en los escalafones de su nación, con tres corridas. Se confiaba, en un principio, en que la categoría que ha logrado en el mundo taurino hubiera podido ser más elevada de la que ha conseguido.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 17 =