HISTORIA DEL TORERO

CÉSAR CASTAÑEDA TRILLAS

Publicado el 30 de junio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros de nacionalidad mexicana nacido en Tijuana, el 6 de meyo de 1974. Tiene antecedentes taurinos en la familia, ya que su tío, Felipe Castañeda, fue novillero, que se anunció El Tuluco. Además, su padre es torilero de la plaza El Toreo y de la Monumental de Tijuana. Su primera actuación de novillero fue en la plaza El Torero de Tijuana, el 14 de julio de 1987, de acuerdo con el programa que edita Monumental Plaza México. Sin embargo, hasta 1988 no aparece en las estadisticas mexicanas, lo que me hace suponer que realmente su primera novillada con picadores fue la del 11 de septiembre de este año, en Tijuana, con Mayito y Luis de Triana y el rejoneador Paco Barona. Los novillos pertenecieron a los hierros de Peñuelas, Santa Alicia y Manolo Martínez. No torea en 1989. En 1990 y 1991 interviene en siete y seis novilladas, respectivamente, y en 1992 lo hace en nueve, incluido su paseíllo de presentación en la Monumental Plaza México. Fue el 28 de junio y le acompañaron Raúl Gómez y Raúl Vera, que con él despacharon un lote con la divisa de don Álvaro Espinosa. Cinco novilladas torea en 1993 y no aparece con ninguna en 1994. Toma la alternativa el 2 de agosto de 1998 en Tijuana (México), de manos de Eloy Cavazos y en presencia de Manolo Arruza. En la temporada de 2000 destacan sus actuaciones en León, Tijuana y Ciudad Juárez, donde sale a hombros. En 2001 de nuevo triunfa en Tijuana e Irapuato, así como el Valle de Guadalupe (Jalisco), con respectivas salidas a hombros. A las plazas donde triunfa hay que sumar Mexicali (con una salida a hombros en 2003). La Confirmación de su doctotado en la México tiene lugar el 27 de febrero de 2005, con Leopoldo Casasola como padrino y Christian Ortega como testigo. El toro de la ceremonia se llamó Vida Nueva. era negro entrepelado y estaba marcado con el número 109. Pesó 477 kilos y lucia la divisa de la ganadería de Cuatro Caminos. El toriacantano, que vistió de verde y oro, escuchó una ovación al término de su faena. Desde entonces, sus paseíllos han sido escasos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 2 =