HISTORIA DEL TORERO

ANTONIO GUERRA DELGADO

Publicado el 24 de noviembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Villamartín (Cádiz) el 10 de octubre de 1952, que durante la temporada de 1972 participó en diecinueve festejos económicos. En la plaza de Las Ventas, de Madrid, hizo su primer paseíllo el 3 de marzo de 1974 en una corrida de una serie de promoción de nuevos valores, sin picadores consecuentemente, y deja una magnifica impresión de su labor con las reses de Pérez y Sola que le correspondieron, por lo que, ya en corridas picada, alternó el siguiente domingo, día 10, con Andrés Segovia y Curro Benito en la lidia de ganado de Diego Romero Gallego, cortando las dos orejas de sus dos novillos. Tal triunfo no puede renovarlo el siguiente día 17 con astados de Eugenio Lázaro Soria, en presencia de Pepe Pastrana y Manuel Aroca, pues falla con el estoque e incluso ha de escuchar un aviso presidencial en su segundo oponente. La Peña Taurina Palomo Linares, de Madrid, le entregó un capote de paseo que había establecido como premio al triunfador de la serie de novilladas promocionales. Vuelve a Madrid el posterior 9 de junio para despachar, en unión de Santiago Burgos, El Santi, y Juan Martínez, cuatro reses de El Jaral de la Mira y dos de García Aleas, y otra vez le sonríe la fortuna, ya que tras cortar una oreja a su primer enemigo hubo de pasear el anillo al terminar su cometido en el restante de su lote. Cumplió treinta y tres contratos durante esta temporada y veintisiete en 1975. El 27 de abril de 1976 tomó la alternativa en Madrid, el coso de sus éxitos novilleriles, de manos de Agapito Sánchez, Sánchez Bejarano, con Antonio Rojas de testigo en el protocolo. Su labor con los toros de Francisco Campos Peña que le correspondieron no pasó de aceptable en tan señalada ocasión. Toreó otras diez corridas en la campaña de su doctorado y siete en cada una de las siguientes de 1977 y 1978. Le cuesta trabajo a este pundonoroso espada salir de la modesta categoría en que viene moviéndose. Durante la temporada de 1979 interviene en una corrida, que sería la última en que haría el paseíllo al frente de su cuadrilla. Ello tuvo lugar en el madrileño coliseo de Las Ventas la tarde del 2 de septiembre, para alternar con Francisco Camacho, Curro, y José Antonio Montoto, Pepe Postraría, en la lidia de  cinco astados del conde de la Maza y uno de García Romero. Es ovacionado tras la muerte de cada uno de los toros de su lote, pero no vuelve a vestir de raso y oro. En los últimos años actúa como banderillero acompañando generalmente a los rejoneadores. Le he anotado algunas actuaciones en 1988 con Deme Centenera, en 1992 con Javier Mayoral y en 1995 con Curro Bedoya.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − diecinueve =