HISTORIA DEL TORERO

Ángel Fernández Pérez (Valdemoro)

Publicado el 23 de diciembre de 2021
Abel Murillo Adame logo

Otra medianía cuya vida se resume en pocas líneas. Vio la luz en Valdemoro (Madrid) –por eso le apodaron así–, aprendió el oficio de carpintero, anduvo en las capeas, mató novillos y tras un viaje a Lima, tomó la alternativa en Madrid, de manos de Cayetano Sanz, el 13 de octubre de 1872, mediante cesión del toro Barcelón, de doña Dolores Monje.

En 1873 marchó a La Habana, y a la vuelta se vio olvidado de las Empresas. Cuando llegó a viejo, al verse sin recursos, la Caridad le acogió en su seno, que algo es esta sublime virtud la hermana del dolor, y en el Hospital de Madrid falleció el 2 de marzo de 1915. En su cuerpo llevaba las cicatrices de dos cornadas sufridas en Madrid de un toro de Veragua y otro de don Agustín Salido.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × tres =